Las entidades soberanistas catalanas ANC y Òmnium Cultural han cargado contra el Barcelona por su tibieza con el encarcelamiento de sus presidentes, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, acusados de un delito de sedición. Los secretarios generales de ambas organizaciones habían sido invitados al partido de Champions League que esta tarde disputa el conjunto de Ernesto Valverde frente al Olympiakos. La invitación ha sido rechazada públicamente tanto por ANC como por Òmnium, que se han justificado en la supuesta falta de compromiso del club con la petición de libertad para los Jordis.

El conflicto viene dado por la pancarta gigante que esta noche desplegará el Barça en el Camp Nou. Una lona de grandes dimensiones que ocupará parte del lateral opuesto a los vestuarios e impresa con las siglas DRE: Diàleg, Respecte Esport. Sin menciones concretar ni a Sánchez ni a Cuixart, ni un reclamo directo de la libertad de lo que tanto Òmnium como ANC consideran «presos políticos».

«Creemos que el mensaje del F.C. Barcelona no representa el sentimiento de la mayoría de la afición, por eso rechazamos la invitación», ha tuiteado la cuenta de la ANC, que ha sido más dura incluso en un segundo mensaje: «Alguien que sienta el más que un club no pondría esta pancarta en el campo».

El tono de Òmnium ha sido más conciliador: «Agradecemos el gesto del F.C. Barcelona en solidaridad con nuestro presidente y, con el máximo respeto al club, queremos comunicar que esta noche el asiento que nos han cedido se quedará vacío, denunciando así la falta de libertad de Jordi Cuixart», ha tuiteado Òmnium.

Pancarta no autorizada

La pancarta escogida por el club que preside Josep Maria Bartomeu ya había generado polémica antes del anuncio de la decisión de ANC y Òmnium. Desde un lado, por suponer una nueva utilización de un espacio deportivo con intencionalidad política. Del otro, por transmitir un mensaje excesivamente tibio y falto de compromiso con el procés. «Una pancarta que no dice nada, que no se entiende y que la imagen internacional del partido por televisión no enseñará. ¡Fabuloso!», había escrito horas antes el periodista, escritor e historiador blaugrana Xavier G. Luque.

La UEFA no ha autorizado al Barça a mostrar una pancarta con el lema ‘Freedom’ y las fotos de Sánchez y Cuixart

En cualquier caso, según ha confirmado la plataforma pro-selecciones catalanas -cuyo presidente Francesc Serra saltó al campo como espontáneo en el Barcelona-Las Palmas que se disputó a puerta cerrada- el Barcelona había efectuado una petición a la UEFA para mostrar una pancarta con el lema Freedom (Libertad) y las fotos de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. El máximo organismo del fútbol europeo no autorizó este mensaje.

Sillas vacías

La respuesta de parte de la afición blaugrana, movilizada en las redes sociales, consiste en no acudir al estadio ni ceder sus abonos o entradas, dejando por tanto asientos vacíos en señal de solidaridad con los presidentes de ANC y Òmnium y como crítica a la posición del club.

Una parte importante del club y de la masa social, como se explicitó tras las renuncias de dos directivos tras la decisión de jugar el partido contra Las Palmas el 1 de octubre, es partidaria de que el F.C. Barcelona asuma una participación más activa en el proceso soberanista. Sin plegarse ni a las autorizaciones de la UEFA ni a las posibles sanciones de La Liga, que advirtió al Barcelona durante la jornada del referéndum de que si se negaba a disputar el partido podría afrontar sanciones de como mínimo seis puntos en la competición.