La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha subrayado hoy que el Govern tiene una posibilidad antes de que se aprueben definitivamente las medidas aprobadas el sábado: «Ir al Senado y hacer las alegaciones que estime oportunas».

También ha asegurado en esta misma entrevista en OndaCero que «el artículo 155 forma parte de nuestra constitución y de la de otros países cercanos a España». A lo que ha añadido que si el Govern acude al TC «sería muy llamativo porque son ellos los que se han colocado en su contra, pero sin duda ese es el mecanismo y el Gobierno acatará y respetará lo que diga este tribunal».

A la pregunta de que si el Senado vota a favor de que entren en vigor estas medidas y el sábado Puigdemont y sus consejeros tuvieran que dejar sus cargos, quién ocuparía los mismos, Sáenz de Santamaría ha asegurado que «lo que se haría es que los distintos ministerios asumirían el ejercicio de esas competencias». «Dado que esas personas se han colocado abiertamente en contra de la Constitución lo que se hace es ejercer esas competencias para volver a la legalidad», ha añadido.

Además, ha asegurado que «es una posibilidad que viene marcada por el acuerdo que se puedan nombrar varias personas o que se asuma por quienes ya vienen ejerciendo funciones similares en el Estado», y que han «analizado muchísimos escenarios».

A la pregunta de Carlos Alsina, de que harían si Puigdemont se niega a dejar su cargo y abandonar su despacho, la vicepresidenta ha asegurado que no serviría para nada. «Una vez que su cede este publicado deja de serlo a todos los efectos legales. Su firma deja de tener valor y no cobraría su sueldo. Son hasta el día que dejen de serlo president y conseller de la Generalitat por la Constitución, no están investidos por ninguna autoridad divina».