La Audiencia de Palma ha condenado al ex presidente balear Jaume Matas a 7 años de inhabilitación por prevaricar para encargar a Santiago Calatrava el diseño de un palacio de la ópera y le impone la devolución de los 1,2 millones públicos que cobró el arquitecto valenciano del Govern autonómico.

La sentencia de la Sección Segunda del Tribunal Provincial considera a Matas autor de un delito de prevaricación por el que le inhabilita por 7 años al aplicarle la atenuante de dilaciones indebidas y le absuelve de la acusación de tráfico de influencias.

La sala entiende que el ex presidente «actuó con un sentido patrimonial del cargo que ocupaba» y «se saltó todos los requisitos legales» para ejecutar su decisión de contratar a Calatrava para idear la reordenación del muelle viejo de Palma, cuya pieza central iba a ser un gran teatro de la ópera que se iba a presentar semanas antes de las elecciones autonómicas de 2007.

Tanto la Fiscalía Anticorrupción como la Abogacía de la Comunidad Autónoma, que ejercía la acusación particular, solicitaron en el juicio, celebrado a finales de septiembre, una condena de 1 año de prisión y la devolución en concepto de responsabilidad civil de los 1,2 millones abonados por el Govern a Calatrava.