El ex president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha exigido la «liberación» del ex vicepresident Oriol Junqueras y los ex consellers Raül Romeva, Joaquim Forn, Carles Mundó, Meritxell Borràs, Dolors Bassa, Jordi Turull, Josep Rull y Santi Vila, en un mensaje grabado desde Bruselas y emitido por TV3, en el que se reivindica como «legítimo presidente» de la Generalitat. Puigdemont, que se encuentra en la capital belga desde el lunes y ha rechazado comparecer ante la Audiencia Nacional junto a los miembros de su gobierno, pese a que estaba citado también a las 9 de esta mañana, ha denunciado además las detenciones como un ataque a las fuerzas independentistas de cara a las elecciones  del 21 de diciembre.

El encarcelamiento de parte del Govern cesado «es un golpe contra las elecciones del próximo día 21 de diciembre», ha asegurado el ex president, quien en su comparecencia del pasado martes ya apuntó la posibilidad de que las elecciones convocadas al amparo del artículo 155 de la Constitución se vean condicionadas por el Gobierno. Puigdemont se preguntó entonces si el Ejecutivo de Mariano Rajoy «aceptará el resultado» de los comicios, y hoy ha insistido en la tesis de unas elecciones manipuladas por el Estado. Las elecciones, ha añadido hoy «se desarrollarán en un clima de represión por los encarcelamientos inaceptables en la Europa del siglo XXI».

Nos espera una represión larga y feroz» advierte a los catalanes

«Como president del gobierno legítimo de Cataluña exijo la liberación de los consellers y el respeto a todas las opciones políticas», ha añadido Puigdemont, tras denunciar que «encarcelar a un gobierno por sus ideas políticas es situarse fuera del Estado de Derecho». El ex president fugado ha advertido además a los catalanes de que «nos espera una represión larga y feroz». Ha asegurado que «entre rejas, el gobierno de Cataluña es infinitamente más digno que sus carceleros», pero ha advertido de que «la libertad de Cataluña no es posible si hay catalanes que no son libres».

«La embestida del Gobierno contra todo lo que ha hecho una vieja nación europea es desbocada y lo amenaza todo, pero no podemos desfallecer, lo tenemos que combatir, sin violencia, en paz, con respeto para todas las opiniones». En su opinión, la decisión de encarcelar «a los miembros del legitimo gobierno de Cataluña es un error político» que «rompe los principios básicos de la democracia». Puigdemont ha reprochado además la actitud del Gobierno, porque «renuncia de esta manera al diálogo necesario» para resolver un problema político y ha insistido en que el conflicto «ya no es un asunto interno español» y hace falta que la comunidad internacional en general y la europea en particular lo aborden.