El juez Pablo Llarena ha dictado prisión bajo fianza de 150.000 euros para Carme Forcadell -que ingresará en la cárcel madrileña de Alcalá-Meco-, según refleja el auto redactado este jueves en el Tribunal Supremo. La presidenta del Parlament había utilizado su último turno de palabra ante el Tribunal para desvincularse de la vía unilateral hacia la independencia.

Para los diputados Lluís Corominas, Lluís Guinó, Anna Simó y Ramona Barrufet ha acordado fianzas de 25.000 euros y les da una semana de plazo para abonarlas. Una vez depositadas, tendrán que presentarse semanalmente ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) o juzgado de conveniencia. Tienen prohibido salir del país y deberán entregar el pasaporte antes de las 14 horas de este viernes.

En el caso de Josep Joan Nuet, que votó en contra de la independencia, ha decretado libertad sin medidas cautelares, informa Efe.

Este auto del juez Llarena supone un varapalo para la petición de la Fiscalía, que había decidido pedir prisión incondicional tanto para la presidenta del Parlament como para tres de los miembros de la Mesa, Lluís María Corominas, Lluís Ginó y Anna Simó. Pide la libertad bajo fianza para Ramona Barrufet y liberta sin fianza para Joan Josep Nuet, los otros dos componentes del órgano.

La presidenta del Parlament y los diputados han utilizado su turno de última palabra para desvincularse de la vía unilateral hacia la independencia, han informado a Efe fuentes jurídicas. Las fuentes han indicado que al finalizar la vistilla en la que se han planteado las medidas cautelares tras las declaración de los seis investigados, Forcadell, Lluís Corominas, Lluís Guinó y Anna Simó han utilizado el turno de última palabra que les ha concedido el juez.

En un segundo auto, el juez Llarena ha desestimado la medida cautelar de fianza de responsabilidad civil de 6,2 millones de euros pedida por la Fiscalía

La diputada del PDeCAT Ramona Barrufet, que era secretaria primera de la Mesa cuando se tramitó la declaración unilateral de independencia, ha declarado ante el juez del Supremo Pablo Llarena que el referéndum del 1-O no tuvo validez y ha rechazado la vía unilateral, han informado fuentes jurídicas.

Barrufet, según esas fuentes, ha afirmado que el referéndum -que fue suspendido y posteriormente anulado por el Constitucional- no contaba con garantías. La diputada se ha desmarcado de la vía unilateral para alcanzar la independencia y ha manifestado que el proceso solo puede abordarse desde el pacto político.
Asimismo, la parlamentaria ha acatado plenamente la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

Nuet, el único diputado imputado de Catalunya Sí Que Es Pot y para quien la Fiscalía piden la libertad, ha aportado por su parte documentación que acredita que, en contra de lo que expuso la Fiscalía en su querella, se abstuvo en la tramitación de la Ley de Transitoriedad Jurídica y votó en contra en la de la resolución de independencia. Todos ellos están investigados por rebelión, sedición y malversación por permitir con sus votos la admisión a trámite en el Parlament de las leyes que conducían al proceso independentista catalán

En un segundo auto, el juez Llarena ha desestimado la medida cautelar de fianza de responsabilidad civil de 6,2 millones de euros pedida por la Fiscalía para los seis miembros de la Mesa del Parlament. El magistrado precisa que lo deniega “sin perjuicio de que pueda ser acordada en la cuantía que corresponda si el contenido de la instrucción que se inicia lo mostrara pertinente”.

Al filo de las 10 de la mañana comenzaba la declaración de Carme Forcadell, presidenta del Parlament de Cataluña, ante el Tribunal Supremo, que la citaba para responder a unos presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación. La duda pasaba por saber si el Supremo enviaría a Forcadell y al resto de la Mesa del Parlament a prisión, o si decretaría su libertad.

Al contrario que los consellers encarcelados por la Audiencia Nacional, Forcadell sí que ha respondido a las preguntas de los magistrados, en un interrogatorio en el que estaban presentes la ex fiscal general del Estado Consuelo Madrigal, o el fiscal de sala Fidel Cadena y que se ha prolongado a lo largo de dos horas.

La ex presidenta de la cámara catalana ha asegurado que la Declaración Unilateral de Independencia del 27 de octubre tuvo “un valor simbólico”. Esa colaboración responde a las palabras del Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, que hace unos días afirmó que no podía adelantar si el ministerio público pediría cárcel “antes de que preste la declaración correspondiente”. “Todo dependerá de lo que declare”, dejaba en el aire Maza.

Forcadell ha entrado en el Tribunal Supremo entre gritos, primero de un grupo que coreaba “Puigdemont a prisión” o “no nos engañan, Cataluña es España”, y también de apoyo desde un grupo pro independencia que alentaba con “no estáis sólos”. Además, se congregaron políticos como Francesc Homs, Albano Dante o Xavier Domenech.

Su declaración se ha prolongado hasta dos horas, en la que ha respondido a las preguntas de que le han formulado los fiscales presentes en el Tribunal Supremo. Tras ella han ido desfilando ante la Justicia los cinco miembros de la Mesa, que también han contestado a las cuestiones que se les han ido planteando.