El Banco de España tendrá que entregar al Senado toda la información relativa a los créditos que mantienen los partidos políticos con las entidades financieras, lo que permitirá conocer las eventuales condonaciones de deuda efectuadas por los bancos y cajas a las formaciones hasta que en 2015 se modificó la ley y aquéllas quedaron prohibidas de forma expresa.

Éste es uno de los requerimientos de documentación que la comisión de investigación sobre la financiación de los partidos políticos -constituida en la Cámara Baja el pasado 6 de junio y que ha reactivado a finales de octubre sus trabajos- ha realizado ya al organismo supervisor. Esta comisión se desarrolla en paralelo a la que analiza la supuesta financiación ilegal del PP en el Congreso de los Diputados.

El Gobernador del Banco de España, Luis María Linde, declaró este martes a puerta cerrada, después de que el PP -única formación que participa en la comisión tras abandonarla la oposición en respuesta a la negativa de los populares a que comparezcan sus cargos- pidieran su presencia para informar sobre el supuesto perdón de la banca a créditos del PSOE por unos 50 millones de euros en 2006. Ello explica que, pese al plante del resto de los grupos, dos senadores socialistas sí asistieran a la declaración del gobernador.

La documentación permitirá conocer si bancos y cajas condonaron préstamos a los partidos antes de que entrara en vigor la ley que lo prohíbe

Según ha podido conocer El Independiente en fuentes de toda solvencia, el Banco de España tiene previsto cumplimentar la petición en los próximos días, lo que permitirá disponer a los comisionados de información actualizada sobre las posiciones de crédito que mantienen los partidos políticos y si éstos se han visto beneficiados por la condonación de deudas.

A este respecto, Luis María Linde se ha comprometido a remitir «toda la información» que obre en el órgano del que es el máximo responsable sobre la presunta condonación millonaria de deuda al PSOE y al PSC, que tuvo lugar antes de que entrara en vigor la Ley de control de la actividad económica-financiera de los partidos políticos el 1 de abril de 2015 en sustitución de la norma aprobada en julio de 2007.

En su artículo 4, la nueva norma establece expresamente que las entidades de crédito no podrán efectuar «condonaciones totales o parciales» de deuda a los partidos políticos. La prohibición alcanza no solamente al principal del crédito o a los intereses vencidos, sino también a la eventual aplicación de un tipo de interés por debajo de las condiciones de mercado.

El PP quiere conocer si varias entidades financieras perdonaron al PSOE créditos por 50 millones de euros

La operación a la que le ha puesto la lupa el PP en el seno de esta comisión de investigación es la negociación cerrada por el PSOE en 2006 con varias entidades de crédito sobre diversos préstamos vencidos sin que se hubieran pagado. Los socialistas siempre han mantenido que fue una renegociación de la deuda y no una condonación.

El supervisor cuenta con un órgano, la Central de Información de Riesgos (CIR), que dispone del historial crediticio de todas las personas físicas y jurídicas a fin de que las entidades financieras puedan conocer la exposición de sus clientes a la hora de estudiar peticiones de préstamo. Los bancos y cajas están obligados a informar sobre los riesgos directos con residentes por importe superior a los 6.000 euros.

El Tribunal de Cuentas, además de los gastos de todas las elecciones, fiscaliza anualmente los estados contables de los partidos políticos y las aportaciones percibidas por las fundaciones y asociaciones vinculadas a éstas. De acuerdo con los últimos datos examinados, detallados en el informe correspondiente a 2013, las formaciones acumulaban una deuda de 205,7 millones de euros con las entidades de crédito al cierre del citado ejercicio. De esta cantidad, 127 millones -el 61,7%- corresponden a deudas con garantía hipotecaria, ascendiendo a 1,7 millones de euros el importe de los créditos vencidos: Eusko Alkartasuna (0,8 millones), Izquierda Unida (0,4 millones) y Unió Democrática de Catalunya (0,5 millones).

Deuda de 205 millones

A la espera de que se conozcan los datos relativos a los ejercicios 2014 y 2015, en fase de alegaciones, los 205,7 millones contabilizados a finales de 2013 representan la cantidad más baja en siete años. El ‘techo’ se alcanzó en 2011, cuando las formaciones políticas adeudaban a los bancos 275,3 millones.

Junto a Linde, el pasado martes estaban también citados a declarar ante la comisión de investigación sobre la financiación de los partidos políticos los consejeros delegados del Banco Santander (José Antonio Álvarez Álvarez), BBVA (Carlos Torres Vila), Caixabank (Isidro Fainé) y Kutxabank (Francisco García Lurueña). Excepto la del ejecutivo vasco, el resto fueron aplazadas.