PNV y EH Bildu han denunciado hoy el regreso con fuerza de la actitud “recentralizadora” del Gobierno de Mariano Rajoy y que han situado en el contexto de la crisis catalana. Durante el pleno de control que se celebra esta mañana en el Parlamento Vasco, el Lehendakari Iñigo Urkullu ha calificado de “muy graves” e “inaceptables” las manifestaciones hechas por varios ministros del Ejecutivo español en los últimos días apelando a la necesidad de revisar el actual marco competencial del Estado. Para Urkullu, las últimas declaraciones del titular de Justicia, Rafael Catalá, y del portavoz del Gobierno Iñigo Méndez de Vigo, revelan el regreso de una “pulsión recentralizadora por parte de los poderes del Estado”.

El pasado día 6 Catalá, durante un acto celebrado en Bilbao aseguró que el actual reparto competencial en el Estado ha puesto de manifiesto “disfuncionalidades propias de una gestión diferenciada donde no existen diferencias en España”. Además, se mostró contrario a facilitar la cesión de nuevas competencias al País Vasco, como reclama el Gobierno de Urkullu, en especial las relativas a prisiones y el régimen económico de la seguridad social, por no ser “el momento de ampliar competencias” sino de fortalecer “los instrumentos de colaboración y cooperación y que incluso el Gobierno central vuelva a asumir políticas públicas esenciales”. Por su parte, hace una semana Méndez de Vigo aseguró que es momento de “revisar” cómo se han ejercido las competencias por parte de las autonomías.

Urkullu califica de «muy graves» e «inaceptables» las manifestaciones de Catalá y Méndez de Vigo reconsiderando el marco competencial

Durante el Pleno en la Cámara de Vitoria Urkullu ha arremetido contra este tipo de manifestaciones y ha instado a defender el autogobierno vasco. Ha extendido la mano a EH Bildu para que colabore con su Gobierno en la denuncia de posibles tentaciones de “recentralización” y para evitar “la acción del Estado” para interferir, condicionar o reducir las políticas sociales aprobadas en Euskadi.  También se ha referido a la necesidad de unir fuerzas en el rechazo a posibles intentos por “intervenir las finanzas y políticas fiscales en el País Vasco y para reclamar las competencias de gestión delas prisiones y el régimen económico de la seguridad social.

¿Cómo va a evitarlo, señor Urkullu?

Desde EH Bildu se ha coincidido en cuestionar las manifestaciones de los miembros del Ejecutivo del PP que en su opinión “abren la puerta” a la recentralización y recuperación de competencias, “¿cómo va a evitarlo, señor Urkullu?”, han preguntado al lehendakari. El portavoz de la coalición abertzale, Pello Urizar ha recordado que Euskadi ya ha cuantificado las 37 competencias que aún tiene pendientes de transferir el Gobierno central para que se pueda dar por completado el Estatuto de Gernika aprobado en 1979. Urizar ha recordado que la fuerza de la “maquinaria del Estado” demostrada en Cataluña ha demostrado que “la raíz de la unilateralidad está en ellos”.

Para EH Bildu en este contexto de recentralización toma más fuerza que nunca la batalla por mayores cotas de autogobierno. Unos objetivos que han instado al PNV a plantearse con responsabilidad y midiendo bien sus llamadas al pacto mayoritario “porque quizá su objetivo en realidad es nuestro punto de partida”, ha dicho Urizar.

El PNV había enterrado sus críticas competenciales hacia Rajoy, que regresan en un momento de distancia entre el PNV y el PP

El regreso de las críticas de Urkullu a las políticas de “recentralización” del Gobierno de Mariano Rajoy se producen en el peor momento de los últimos meses en las relaciones entre ambos gobiernos y entre el PNV y el PP. Durante los últimos años del anterior gobierno de Rajoy el PNV insistió en denunciar que la mayoría absoluta del PP había supuesto un incremento de la “recentralización” por parte del Gobierno. Ahora, tras la aplicación del artículo 155 y el encarcelamiento de los exconselleres la fractura se agudizado.

Una distancia que podría prolongarse al País Vasco, donde Urkullu necesita del apoyo del PP vasco para sacar adelante sus presupuestos. Por el momento la formación de Alfonso Alonso ha condicionado su apoyo a una rectificación de la reforma fiscal que PNV y PSE habían pactado y que ahora se tramita en las tres cámaras territoriales, además del cumplimiento de algunas de las medidas que los populares creen que siguen pendientes y que se acordaron en el pacto presupuestario alcanzado el año pasado en Euskadi.