El Pleno del Senado decidirá la próxima semana si se crea en la Cámara, como piden Podemos y senadores de otros partidos, una comisión de investigación sobre la actuación de las fuerzas de seguridad del Estado (FSE) el pasado 1 de octubre en Cataluña durante de la celebración del referéndum ilegal.

Se trata de uno de los puntos del día de la sesión plenaria que, previsiblemente, se debatirá el miércoles.

Los proponentes quieren que se constituya esa comisión de investigación para, entre otras cuestiones, determinar si el uso de la fuerza en la actuación de Policía Nacional y de la Guardia Civil fue «excesiva y desproporcionada» y saber quién les dio la orden de «cargar contra la población que se resistía pacíficamente», según el texto de la iniciativa.

Asimismo, pretenden determinar quién dio la contraorden a las FSE «para que no siguieran cargando contra la población a primera hora de la tarde, a la vista de que todas las cadenas de televisión del mundo estaban retransmitiendo imágenes vergonzosas de represión contra electores que pretendías ejercer su derecho a voto».

También desean que la comisión de investigación aclare por qué se dio la orden de acudir a los colegios electorales «cuando ya estaban ocupados y no previamente» y cómo realizó y por qué razones la elección de los centros donde intervinieron las FSE.

Por último, quieren que se determine «la congruencia del operativo diseñado y ejecutado por el Ministerio del Interior a los efectos de cumplir la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña».

En la exposición de motivos de la iniciativa, sus proponentes consideran que el hecho de que el referéndum estuviera suspendido por el Tribunal Constitucional, «no autorizaba una operación policial ni tan desmesurada ni tan ineficaz respecto a los objetivos que se pretendían».

Aluden a las comprobaciones que han hecho observadores internacionales y oenegés, que han asegurado que los agentes de las FSE hicieron un uso «peligroso e inadecuado del material antidisturbios, como pelotas de goma» y propinaron «golpes a personas indefensas».