«La vía unilateral no existe, es un invento patentado por el Estado». La secretaria general de ERC, Marta Rovira, niega ahora que haya habido vía unilateral en el proceso independentista y asegura que es no es más que un discurso que utiliza el Gobierno «¿Quién nos empuja a una vía de estas características? Yo aún hoy estoy pidiendo diálogo y negociación», ha señalado. En una entrevista concedida a la Cadena Ser, la número dos de Oriol Junqueras se ha mostrado ambigua sobre los «muertos en las calles» con los que aseguraba les había amenazado el Estado si continuaban con la hoja de ruta independentista.

Sin mencionar ningún nombre ni tampoco un cargo del Gobierno como autor de las supuestas amenazas, Rovira se ha limitado a señalar que fue Puigdemont quien les había comunicado las presiones que había recibido si seguían con la DUI. Unas presiones que se traducían en escenarios de violencia extrema, «que era lo que le explicaban que podía pasar».

Marta Rovira está en el foco de las investigaciones policiales, que la señalan como una de las principales partícipes de la Declaración Unilateral de Independencia, un proceso del que no ha querido pronunciarse porque, asegura, lo desconoce. «No he visto ningún informe, tengo noticias solo a través de los medios», ha apuntado. Su función se limitaba, según ella, a ser la portavoz del grupo parlamentario JxS, su participación en la hoja de ruta, en cambio, no ha querido explicar cuál era por si algún fiscal escuchaba la entrevista. «Estamos en una especie de persecución política, no solo por lo que hacemos, sino por lo que decimos y se malinterpreta», ha argumentado.

La diputada no cree que se haya cometido ninguna ilegalidad y que lo único que han hecho, ha asegurado, es respetar «el mandato del pueblo» y siguiendo el reglamento del Parlament. «No nos saltamos la ley, optamos por una opción política que quiere que los ciudadanos decidan cómo debe ser su país», ha matizado.

La republicana ha negado también a sus compañeros de partido que admitían que no tenían una mayoría social: «Sí, teníamos mayoría, más de 68 escaños», se ha limitado a decir. Como ya apuntaba el lunes en otra entrevista, ha insistido en que estas elecciones, ilegítimas a su juicio, simbolizan «el referéndum que el Gobierno se ha negado a aceptar»