Los Mossos d’Esquadra investigan la muerte por homicidio de un hombre de nacionalidad española en Viladecans, provincia de Barcelona. Según fuentes policiales citadas por El Periódico, la muerte está relacionada con el crimen organizado y se ha producido tras la detonación de un artefacto explosivo colocado en los bajos de un coche que se encontraba estacionado en un parking subterráneo.

Fuentes policiales citadas por Europa Press aseguran que la víctima, que pudo manipular el explosivo, puede tener antecedentes que le relacionan con el crimen organizado. El fallecido, según las pesquisas, habría participado en la amenaza con coches bomba a un macroprostíbulo de La Jonquera (Gerona), en el año 2012, y el atentado de este jueves se trataría de un ajuste de cuentas vinculado también a la prostitución. El hombre, de 45 años y alias El Gordo, tenía un amplio historial delictivo.

El suceso ha tenido lugar en la calle Santiago Rosiñol, colindante con la avenida de Gavá, en la ciudad de Viladecans, en el Bajo Llobregat. Los Bomberos han recibido el aviso a las 11.38 de la mañana y al trasladarse al lugar han localizado el cadáver de una persona y rescatado a otra que se encontraba atrapada en un ascensor.

Los Mossos descartan que el incidente se trate de un atentado de naturaleza terrorista y lo vinculan a un ajuste de cuentas, aunque las causas están todavía por determinar. El Área de Investigación Criminal de ha hecho cargo de la investigación.

Por prevención, han sido desalojados cuatro bloques de viviendas de la misma calle. En el lugar de los hechos trabajan 13 dotaciones de Bomberos, cuatro unidades del Servicio de Emergencias Médicas, cuatro patrullas de los Mossos y efectivos de la Policía Local. La detonación también ha provocado la quema de otros dos vehículos que se encontraban en la primera planta de este parking.