Los vascos no se ven reflejados en el ‘procés’. Lo ven desde la distancia y con notable espíritu crítico, tanto en el modo en el que lo ha abordado el Govern del ex presidente Carles Puigdemont como el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Según el Sociómetro vasco dado a conocer hoy por el Ejecutivo de Iñigo Urkullu, seis de cada diez encuestados califica de “muy mal” (31%) o “bastante mal” (30%) la actuación llevada a cabo por el Govern y apenas un 18% la considera “bastante bien”. Preguntados por el modo de actuar del Gobierno de Rajoy, las posiciones críticas son aún más elevadas, con un 47% que considera que ha gestionado al crisis “muy mal” y otro 26% que lo puntúa con un “bastante mal”.

Un rechazo al procés que no sólo se ha dejado sentir en la actitud que durante los últimos dos años ha mantenido la clase política en el País Vasco sino que ha calado entre la sociedad vasca. Cuestionados sobre los sentimientos mayoritarios que les suscita la crisis en Cataluña la “incertidumbre”, el “aburrimiento” y el “interés” son los tres más citados, seguidos por el “miedo”, la “irritación” y la “ilusión”, que apenas cita un 17% de los consultados.

Incertidumbre y aburrimiento, los sentimientos más frecuentes que provoca el ‘procés’ en Euskadi

La posibilidad de seguir el camino unilateral catalán no suscita apoyos. Ante la posibilidad de que el País Vasco pueda celebrar un referéndum o una consulta de carácter soberanista, casi un tercio de la población, un 28% asegura que lo apoyaría pero siempre que fuera previamente pactado con el Estado. Ligeramente por encima, un 31% figura la opción de llevarlo a cabo de todos modos y algo más alejado, con un 24%, quienes no desean su celebración.

Satisfechos con el actual autogobierno

En lo que coinciden la inmensa mayoría, casi ocho de cada diez vascos es que es “poco probable” que en los próximos años se pueda celebrar una consulta. Un pesimismo que choca con la pretensión que formaciones como el PNV tienen de poder celebrar una “consulta habilitante” tras la aprobación de una propuesta de nuevo Estatuto a finales de esta legislatura.

Actualmente ésta no es una cuestión que la sociedad vasca priorice. La situación política se sitúa en tercer lugar y a mucha distancia del empleo y la economía. El actual nivel de autogobierno recibe una valoración muy positiva. Sólo el 17% desea hoy en Euskadi la independencia. Un 30% sí apoya que se busquen mayores cotas de autogobierno pero la mayoría, el 36% se muestra satisfecho con el autogobierno actual.

El 66% de los vascos o está satisfecho del nivel de autogobierno actual o aspira a mejorarlo. La independencia sólo la desea el 17%

Sin embargo, en caso de que finalmente se convocara un referéndum la independencia arrastraría algo más de apoyo. La opción de separarse de España sería respaldada por un 23% de los votantes. Un porcentaje mayor, el 29% lo apoyaría dependiendo de “las condiciones” y un 34% mantiene que en ningún caso la respaldará. Los contrarios a dar apoyo a una independencia del País Vasco han crecido dos puntos desde febrero pasado.

Otra de las cuestiones sobre las que consulta el sociómetro vasco es sobre quién debería votar en un hipotético referéndum para votar la independencia de Euskadi. La inmensa mayoría señala que sólo los habitantes de una comunidad autónoma deben pronunciarse sobre su futuro político. Uno de cada cinco vascos cree que es una cuestión que compete a todos los españoles y por tanto debería pronunciarse el conjunto del país.

respecto al sentimiento de identidad, los ciudadanos que afirman sentirse “solo vascos” siguen descendiendo. Si en 2005 lo afirmaba el 31% de la población, en la última encuesta el porcentaje cae al 24%. Otro 20% afirma sentirse más vasco que español y un 36% igual de vasco que español,