Tiene 33 años, pertenece al grupo de extrema izquierda Zaragoza Antifascista y ya ha pasado por la cárcel por dejar tetrapléjico a un guardia urbano de Barcelona de una pedrada. Rodrigo Lanza fue identificado este martes como el autor de la agresión que ha causado la muerte de Víctor Lainez, de 55 años, tras una discusión en Zaragoza por sus tirantes del color de la bandera de España.

Lanza fue detenido y acusado de homicidio después de que, tras varios días en situación de muerte cerebral, se confirmara el fallecimiento de Lainez, simpatizante de Falange Española, que ingresó en el hospital con un traumatismo craneoencefálico severo y tres coágulos en el cerebro. Pero el nombre de Rodrigo Lanza no es desconocido para las autoridades.

Este chileno de nacionalidad española es un activista del movimiento okupa que en 2006 fue detenido y enviado a prisión después de que, tras un desalojo okupa en Barcelona -el conocido caso de Ciutat Morta que tuvo lugar el 4 de febrero de ese año- lanzara una piedra a un guardia urbano de la ciudad condal dejándole en estado de paraplejia.

Aquel día se produjo un gran enfrentamiento entre los militantes antisistema y los agentes encargados del desalojo, que acabó con uno de ellos en estado vegetativo. Por esta brutal agresión fue condenado por el Tribunal Supremo a cinco años de prisión, pero fue puesto en libertad tras haber cumplido dos años por un delito del que se declaró inocente.

Su vida después de la cárcel

Tras salir de prisión, el chileno decidió cambiar de residencia y se mudó a Zaragoza con su pareja. Allí se dedica a arreglar bicicletas a domicilio, profesión que compagina con las actividades del movimiento okupa y de Zaragoza Antifascista y los conciertos de death metal.

El día de los hechos, el pasado 8 de diciembre, Lanza, acompañado de un amigo que también ha sido imputado por un presunto delito de omisión de socorro, mantuvo una acalorada discusión con Víctor Lainez porque llevaba unos tirantes con los colores de la bandera de España. Fue en uno de los bares Heroísmo, una frecuentada zona de copas de Zaragoza. Lo que empezó con una discusión por sus respectivas ideas políticas, siguió con insultos de «facha» hacia el hombre de 55 años, que acabó marchándose del bar tras responder con más insultos, según sus amigos.

La trifulca no quedó ahí. El activista salió en busca del ya fallecido Víctor Lainez tras salir del local y le golpeó en la cabeza con una barra de hierro que provocó que el hombre de 55 años se desplomara en el suelo. Lanza siguió propinándole varias patadas hasta que decidió marcharse con su acompañante, según los testigos.

Después de varios días en situación de muerte cerebral, los médicos confirmaban su fallecimiento este martes por las graves lesiones cerebrales.

La familia del agresor ha emitido un comunicado en el que manifiesta su «respeto a la familia del fallecido» y en el que confirma que no han podido hablar con Lanza, que se encuentra detenido e incomunicado desde el lunes. «No ha podido hablar ni con su abogada», denuncian los familiares, que piden «paciencia» y «no dejarse llevar por informaciones no contrastadas».