Los Mossos d’Esquadra han detenido a los dos concejales de la CUP de Reus Marta Llorens y Oriol Ciurana, que, en dos ocasiones, no se presentaron a declarar ante el juez que investiga las protestas en el hotel donde se alojaban miembros de la Policía Nacional desplazados a Cataluña por el 1-O.

Según han informado los Mossos, los dos concejales han sido detenidos por agentes de paisano cuando entraban en el Ayuntamiento de Reus.

Los dos detenidos han sido trasladados a la comisaría de Reus a la espera de ser llevados mañana ante la titular del juzgado de instrucción número 1 de esta localidad, que ha ordenado su detención.

La juez ha adoptado esta decisión ya que los ediles no comparecieron en las dos ocasiones en las que fueron sido citados «en tiempo y forma», para que sean conducidos al juzgado a las 09:00 horas de mañana, según informa el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Unas cincuenta personas se ha concentrado hoy a la puerta de los juzgados para apoyar a los concejales, entre ellos, el alcalde de la ciudad, Carles Pellicer (PDeCAT), también investigado en la misma causa por un delito de incitación al odio.

Tanto Marta Llorens como Oriol Ciurana han coincidido en señalar que «no reconocen» a la justicia española y que proseguirán con su actividad normal a la espera de que los Mossos d’Esquadra les detengan para conducirlos ante el juez.

«Decidimos no presentarnos -ha explicado Llorens a Efe- porque (el español) es un marco legal que no obedecemos, que no nos ampara» ya que ellos reivindican la «república catalana» y no aceptan «marcos autonomistas».

Después del operativo de la Guardia Civil y la Policía Nacional contra el referéndum sobre la independencia del 1 de octubre, los portavoces municipales del PDeCAT-CiU, CUP, ERC y Ara Reus firmaron un manifiesto que sostenía que la convivencia se alteró con la llegada a Reus de la Guardia Civil y la Policía Nacional -que se alojaron en hoteles de la ciudad- y criticaba la intervención policial en la jornada de votaciones, informa Europa Press.

La causa se abrió tras una denuncia de la Policía Nacional por la polémica generada por la estancia de los agentes en un hotel de la ciudad para participar en el operativo contra el 1-O, y concretamente sobre acontecimientos del martes 3 de octubre, día de paro en Cataluña.

Se convocó delante del Hotel Gaudí de Reus, donde estaban hospedados los agentes, una manifestación contra su estancia en la localidad y, por otra parte, los grupos municipales firmaron el manifiesto que criticaba «la violencia brutal e injustificable» del dispositivo.