El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha exigido este sábado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que «reconozca» los resultados de las elecciones catalanas del 21D y «comience a negociar políticamente con el Govern legítimo de Cataluña».

Puigdemont ha publicado en sus cuentas de redes sociales un discurso a los ciudadanos de Cataluña con motivo del Fin de Año, difundido desde Bélgica a través de las redes sociales, en el que luce un lazo amarillo en «apoyo a los presos políticos» y donde se ve una bandera catalana y otra de la Unión Europa.

Puigdemont ha reclamado «como president» al Gobierno español «y a los que le apoyan» que «rectifiquen lo que ya no funciona, que reparen el daño causado y que restituyan todo aquello que han destituido sin el permiso de los catalanes».

En su alocución, Puigdemont no ha dado pistas sobre las negociaciones para la conformación de un gobierno de coalición de perfil nacionalista ni sobre si prevé volver a Cataluña.

Puigdemont no ha dado pistas sobre las negociaciones para la conformación de gobierno ni sobre si prevé volver a Cataluña

«Las urnas han hablado, la democracia ha hablado, todo el mundo se ha podido expresar. ¿A qué espera el presidente Rajoy a aceptar los resultados?», se ha preguntado el también candidato de Junts per Catalunya, informa Efe.

Carles Puigdemont ha subrayado que el Gobierno tiene «una nueva oportunidad de comportarse como la democracia europea que asegura ser y, por tanto, de reconocer el resultado de las elecciones del 21 de diciembre y comenzar a negociar políticamente con el Govern legítimo de Cataluña».

«Los ciudadanos catalanes y los españoles así lo esperan, pero también lo esperan muchos ciudadanos europeos y también sus gobiernos e instituciones», ha señalado Puigdemont.

Unos ciudadanos que, «fracasada la receta de la violencia, la represión y la liquidación del autogobierno, esperan que comience finalmente la era del diálogo y la negociación que venimos reclamando desde hace años», ha considerado el expresidente catalán.

Puigdemont ha valorado que el 21-D se registrara una participación récord de casi el 82 %, que ha calificado de «éxito democrático histórico», y ha agradecido que las urnas «hayan emitido con tanta claridad un mensaje que ya no admite discusión».

«Los catalanes -ha agregado- pensamos lo que pensamos, queremos y sabemos hacer servir las urnas para resolver nuestras aspiraciones y las legítimas discrepancias sobre cómo hemos de encarar nuestro futuro colectivo. Somos un pueblo democráticamente maduro que se ha ganado el derecho a constituirse como república de hombres y mujeres libres».

Se ha preguntado, «¿de que ha servido tanta represión?» y «de qué ha servido provocar tanto dolor a las víctimas de la violencia del 1 de octubre, a los miembros del Govern y a la mesa del Parlament, a los alcaldes y a los líderes sociales encarcelados, a los bomberos, maestros y policías que tienen que desfilar por los juzgados o temen una delación ideológica?»

En este sentido, ha tildado de «escándalo» y «vergüenza» para un país de la UE que el exvicepresidente Oriol Junqueras, el exconseller Joaquim Forn, y los líderes de Òmnium y la ANC, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, continúen en prisión «por sus ideas políticas».

El discurso de Fin de Año de 2018 del presidente de la Generalitat se hará, como no puede ser de otra manera, desde el Palau de la Generalitat»

Pese a esta situación, Puigdemont ha expresado buenos augurios para Cataluña en 2018, en el que «el discurso de Fin de Año del presidente de la Generalitat se hará, como no puede ser de otra manera, desde el Palau de la Generalitat».

Poco después de que Mariano Rajoy, en su discurso de fin de año, remarcara que le parece “absurdo” que Puigdemont pretende ejercer el cargo desde el extranjero, JuntsxCat defendió que el ex president será investido y que el Estado «no lo puede impedir», tras exigirle que acepte el resultado de las elecciones del 21 de diciembre.

La formación soberanista señaló en un comunicado que Puigdemont es el vencedor de unos comicios en los que el independentismo logró mayoría absoluta, y reclamó al Gobierno que concrete qué día anulará la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya. Para JuntsxCat, los resultados electorales son fruto de unas elecciones que consideran ilegítimas y que se celebraron en una clima de «excepcionalidad, de violencia, de prisión, de exilio y de suspensión de las autonomías».

«Quienes se oponen a que Puigdemont sea president no creen en la democracia«, es la síntesis de la reflexión de la formación soberanista tras escuchar a Rajoy.

Por otro lado, este sábado se ha pronunciado sobre el futuro cabeza de la Generalitat Elsa Artadi, jefa de campaña de JxCat, quien ha descartado investir president a Junqueras. «Sería entrar en el marco mental del 155», ha asegurado.