El Gobierno de Emmanuel Macron acercará presos de ETA a cárceles cercanas al País Vasco.  La medida acordada por el Ministerio de Justicia francés contempla trasladar a algunos miembros de la banda a las prisiones de Mont de Marsan y Lannemezan, las más cercanas a la frontera con España. De este modo, el Ejecutivo galo satisface una de las reclamaciones que desde hace meses negociaba el colectivo de presos de la banda, el EPPK y con el que ha mantenido tres encuentros. El anuncio se hace público el mismo día en el que en Bilbao esta tarde el colectivo de apoyo a los presos, Sare y la izquierda abertzale reclamarán en una marcha el final de la dispersión de los presos de la organización terrorista en centros penitenciarios alejados del País Vasco y la excarcelación de los reclusos enfermos.

La petición del EPPK ha contado con el apoyo del máximo mandatario de la región vascofrancesa de Iparralde, Jean-Rene Etchegaray quien siempre se ha mostrado partidario del acercamiento de los etarras. Hasta ahora el grupo de apoyo a los reclusos había mantenido dos reuniones, el 10 de julio y el 19 de octubre pasado con representantes del ministerio de Justicia francés. El pasado 27 de diciembre se celebró el último encuentro y tras el cual apenas dos semanas más tarde se da a conocer el cambio de posición del Gobierno de Macron.

Francia acercará de forma “individualizada” a etarras a las cárceles más cercanas al País Vasco, Mont Marsan y Lannemezan

La reclamación contó con una marcha el pasado 9 de diciembre en París en la que se reclamaba al Gobierno francés pasos para acabar con la dispersión. Por el momento los traslados se realizarán a peticiones “individualizadas2 y no al conjunto de presos de ETA que cumplen condena en Francia. Actualmente son 59 los ingresados en cárceles del país vecino.

El Gobierno Urkullu aplaude la medida

Desde el Gobierno vasco se ha confirmado esta mañana la medida acordada. Se apunta que el acercamiento se producirá en las próximas semanas y añade que la decisión se engloba dentro de “el marco de relación que el Gobierno vasco mantiene también con el Estado francés”. El ejecutivo de Iñigo Urkullu señala que el proceso de acercamiento será “progresivo, gradual y abordado caso a caso, de manera individualizada”. En una nota hecha pública, concluye que se trata de una “buena noticia” ya que supone avanzar en el camino que siempre ha defendido el Ejecutivo de Vitoria, por lo que “aplaude la decisión del Gobierno francés”.

Recientemente el Gobierno del PP aseguró que por el momento no contempla a corto plazo cambiar su política penitenciaria. Inicialmente había defendido que el final de la dispersión de los algo más de 250 presos de ETA que cumplen condena en España podría suprimirse una vez disuelta la banda terrorista. Sin embargo, esta semana el delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier De Andrés señaló que con el final de ETA como organización “no bastará” y que se deberán producir procesos individualizados de reconocimiento del daño causado y reparación del mismo.

El gobierno vasco se felicita por la medida. El Ejecutivo de Rajoy ya ha anunciado que por ahora no modificará su política carcelaria

También el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, apuntó el pasado jueves en Vitoria que los presos de ETA deberán cumplir con lo establecido en la ley para beneficiarse de la ley penitenciaria, “saben lo que tiene que hacer”, dijo. Por al momento Instituciones Penitenciarias tan sólo ha permitido a los presos de ETA acceder a incorporase a trabajos dentro de las cárceles que les permitirán reducir sus penas, como el resto de los reclusos. Las peticiones de acercamiento o de cambio de grado han sido denegadas asegurando que aún pertenecen a una organización que no se ha disuelto.

Esta semana el denominado Foro Social, mediador en los procesos de desarme de ETA, avanzó que la banda no sólo está dispuesta a reconocer el daño causado, sino que éste debe producirse en un “marco adecuado” en el que se evite los “reproches” y se encaje dentro de una “hoja de ruta” que contemple la excarcelación de los presos “en un plazo razonable de tiempo”. El Foro Social auguró que antes del verano ETA podría “desmovilizarse”, así se refirió a la posibilidad de su disolución.