El presidente de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont, ha reclamado este domingo que a los policías que participaron en las cargas del 1-O les debería «caer todo el peso de la ley».

Lo ha dicho en una publicación en su cuenta de Twitter, junto a un vídeo en el que aparecen agentes de la Policía Nacional cargando contra ciudadanos el 1-O, y ha criticado que se les pueda condecorar.

«Les debería caer todo el peso de la ley, pero en el actual régimen español solo notarán el peso de las medallas del ministro Zodio. La prisión la tienen reservada para los pacíficos», ha recriminado.

Forn se desvincula de la actuación de los Mossos

Por su parte, el ex conseller de Interior de la Generalitat Joaquim Forn se ha desvinculado esta semana ante el juez de los distintos dispositivos policiales desplegados por los Mossos d’Esquadra el 20 de septiembre frente a la Consellería de Economía y durante el referéndum del pasado 1 de octubre.

Según ha manifestado a los medios su abogado, Daniel Pérez-Esque, a la salida de la declaración del exconseller ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, Forn ha querido dejar claro que su competencia no era la de coordinar ni diseñar los operativos policiales desplegados en aquellas jornadas.

De acuerdo con su abogado, Forn ha explicado que «como conseller de Interior, entre sus funciones no estaba ni estuvo articular los dispositivos operativos de las diferentes actuaciones policiales tanto del 20S como el del 1-O«.

Ahora bien, ha negado la pasividad de los Mossos en los sucesos de septiembre ante la Consellería de Economía o durante el 1 de octubre, así como que dejaran de ser policía judicial o estuvieran al servicio de la causa independentista. «Todo lo que debían hacer, lo hicieron», ha dicho en referencia al cumplimiento de los distintos requerimientos judiciales.

Para él, existía una «disociación» entre lo que era un compromiso político de celebración del referéndum y su obligación como conseller de Interior de velar por que los Mossos cumplieran la ley.