Política

Anticorrupción rechaza un pacto con Crespo pese a su oferta de confesión

La directriz dada por el fiscal jefe Anticorrupción es clara: no autorizará ninguna rebaja de pena ni pacto de conformidad alguno hasta escuchar la versión de los hechos que da el ex número dos de la Gürtel.

Álvaro Pérez 'El Bigotes', Pablo Crespo y Francisco Correa.

Álvaro Pérez 'El Bigotes', Pablo Crespo y Francisco Correa.

Las reuniones se han sucedido a lo largo de este jueves en la sede de la Fiscalía Anticorrupción de Madrid. El letrado del número dos de la trama Gürtel Pablo Crespo, el abogado Miguel Durán, se ha reunido esta mañana con los fiscales Myriam Segura y Carlos Alba a los que ha ofrecido la confesión de su cliente en el juicio por la presunta financiación irregular del Partido Popular de Valencia.

Según informan a El Independiente fuentes conocedoras del encuentro, Durán ha explicado que el que fuera mano derecha de Francisco Correa está ahora dispuesto a reconocer que el PP de Francisco Camps les obligó a cobrar sus servicios a través de facturaciones a empresarios que habrían nutrido con fondos opacos al partido. De esta forma, el imputado –que se encuentra en prisión preventiva por el caso Fitur- corroboraría la versión dada por el líder de Gürtel en el juicio. Asimismo, Pablo Crespo también atribuiría esa ilegalidad al ex número dos del PP valenciano, Ricardo Costa, y evitaría señalar de forma directa a Camps.

Sin embargo, según fuentes fiscales consultadas por este periódico, la postura de Anticorrupción ha sido muy clara: no habrá reducción de penas hasta escuchar la confesión que Crespo haga en el plenario y de haberlas será al final del juicio. Esas hipotéticas reducción de pena sería en todo caso «muy reducidas».

Fuentes fiscales rechazan que se haya cerrado algún acuerdo o pacto con Crespo y añaden que, «de momento», Anticorrupción no se compromete a nada

Fuentes de este organismo explican que esta confesión o propuesta de pacto llega “tarde” cuando el juicio ya ha arrancado y el acusado se encuentra acorralado por el testimonio de Correa. De esta forma, la directriz dada por el fiscal jefe Anticorrupción Alejandro Luzón es clara: no autorizará ninguna rebaja de pena ni pacto de conformidad alguno hasta escuchar la versión de los hechos que da el ex número dos de la citada trama de corrupción. La Fiscalía, de momento, «no se compromete a nada».

Sin embargo, esta circunstancia no impedirá que el imputado Pablo Crespo apueste ahora por un cambio radical en su línea de defensa que pasará por reconocer gran parte de los hechos delictivos que le atribuye el Ministerio Público.

Los fiscales –a diferencia de cómo ocurrió cuando Correa hizo una confesión por escrito días antes de que arrancara la vista- no han asegurado a Miguel Durán que los datos que aporte vayan a repercutir en una reducción de su solicitud de penas. Este escenario sólo se dará si la confesión sirve para «reparar el daño causado».

El número dos de Gürtel se enfrenta en esta pieza separada a 24 años de cárcel, según el escrito de acusación de la fiscal Myriam Segura.

Durante su interrogatorio, Francisco Correa señaló que fue el PP quién les obligó a él y a su mano derecha a facturar los servicios de Orange Market a través de empresarios. “Pablo me advirtió de que esto nos traería problemas, tal y como nos ha traído”, asintió el preso. “El PP nos dijo: si queréis cobrar tenéis que facturar a empresarios”, añadió el imputado que apuntó a que esta idea partió del ex secretario general del Partido Popular en la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa.

Comentar ()