La CUP trasladará este miércoles a JxCat y ERC un documento con 25 propuestas de cara al debate de investidura que incluye «materializar la República» catalana, suspender el pago de la deuda pública y lanzar un extenso plan de choque social, que contempla aumentar el salario mínimo a 1.200 euros, expropiar las viviendas vacías que poseen las entidades bancarias y la inclusión de una «renta garantizada».

El documento, que los anticapitalistas expondrán esta tarde a JxCat y ERC en sendas reuniones negociadoras, se presenta como la «base» para alcanzar un eventual acuerdo con las dos formaciones para la investidura del presidente catalán.

En todo caso, los anticapitalistas advierten de que cualquier acuerdo deberá ser aprobado por la militancia en el Consejo Político que celebrará la formación el próximo sábado 27 de enero.

La CUP ha sostenido que el presente documento pretende ser «una propuesta política clara ante la poca concreción de programa de Gobierno y de parálisis propositiva de los actores con posibilidad de constituir un nuevo Govern».

El texto presentado por la CUP también subraya que «de acuerdo a las legitimidades democráticas emanadas del 1-O, el 27-O y el 21-D, y dando continuidad a la declaración del 9 de noviembre de 2015», se debe dar siempre «superior legitimidad y aplicar todas aquellas decisiones e iniciativas del Parlament y del Govern» relativas a las medidas opuestas, «pese a que puedan ser objeto de suspensiones o prohibiciones por parte de las instituciones del Estado».