No ha dejado títere con cabeza. Tras las revelaciones de Álvaro Pérez “El Bigotes” apuntando al ex presidente valenciano Francisco Camps como el inductor de los pagos en B a empresas de la Gürtel, el ex secretario general del PP de Valencia, Ricardo Costa, lo ha confesado todo: el PP se financió con dinero negro en distintas campañas electorales y Camps, no sólo lo sabía, sino que además dio la orden de que se pusiera en marcha el mecanismo de la financiación irregular.

Pasadas las 11 horas, Ricardo Costa comenzaba su confesión ante el magistrado del Juzgado Central Penal de la Audiencia Nacional, José María Vázquez Honrrubia, magistrado que juzgar la Caja B de los ‘populares’ valencianos, para reconocer  que su formación concurrió ‘dopado’ a la campaña electoral de 2007. Costa, ex mano derecha del expresidente Francisco Camps, fue rotundo: “Sí es cierto que el PP financió con dinero negro la campaña del 2007”.

El investigado, que responde en estos momentos a las preguntas de la Fiscalía Anticorrupción, ha señalado que conocía que determinados empresarios de la Comunidad Valenciana financiaban de forma irregular las campañas electorales de los populares y ha añadido que este modus operandi ilegal fue un “encargo” del expresidente Francisco Camps y el expresidente de Las Cortes Valencianas, Juan Cotino.

“Las decisiones más importantes de la campaña las tomaba el presidente Francisco Camps”, declaró Costa

De la misma forma, Ricardo Costa explicó que fue Camps el que decidió contratar con la empresa vinculada a la trama Gürtel Orange Market para organizar los actos de campaña de las elecciones autonómicas y municipales de 2007 y las generales de 2008. “Las decisiones más importantes de la campaña las tomaba el presidente Francisco Camps”.

En su confesión sobre la financiación irregular del PP valenciano, tanto a nivel regional y provincial, Costa lo contó todo: dinero negro en sobres; reunión con el ex tesorero del PP nacional, Luis Bárcenas; pagos en B para sufragar actos del partido en distintos municipios, etc.

Una reunión con Bárcenas

En ese sentido, Costa ha relatado cómo a finales del año 2006 se reúne Víctor Campos –entonces vicepresidente de la Generalitat- y en su despacho éste le me muestra “unos sobres” y “me dice que hay dinero en efectivo y me comenta que es dinero que los empresarios que tienen relaciones con la administración le aportan, que es un encargo del presidente Camps y Juan Cotino”.

Meses después, Campos lo vuelve a llamar y en aquella ocasión le comenta que  habría otra posibilidad para financiar la campaña: que Orange Market –empresa de la Gürtel con la que su partido tenía una deuda de un millón de euros- emita facturas a empresarios “para pagar actos del PP”.

Bárcenas me dijo que “se trataba de una práctica prohibida en el PP a nivel a nacional y sería un Filesa dos”

Estas palabras causaron preocupación en Costa y, por esta razón, se desplazó a Madrid para ir a ver en Génova 13 al entonces gerente del PP Nacional, Luis Bárcenas.  Según ha contado el ex dirigente del PP valenciano, en aquella reunión le cuenta a Bárcenas el planteamiento que le ha transmitido Campos y este le dice que “se trataba de una práctica prohibida en el PP a nivel nacional y que sería un Filesa dos”.

Asimismo, a lo largo de su interrogatorio y en distintos momentos, Costa ha declarado que asume su responsabilidad porque no “impidió” ni “denunció” esos pagos en negros que hicieron los empresarios. “Quiero manifestar mi arrepentimiento y pedir perdón a la sociedad española y valenciana y a mi familia que sé que va a sufrir las consecuencias de estas palabras. Estoy de acuerdo con los hechos que me está acusando el Ministerio Fiscal”, recalcó el acusado.

Rambla se desvincula de los pagos

Por su parte, este miércoles también ha declarado en la Audiencia Nacional Vicente Rambla, quien ha manifestado que “Costa era el embudo por el que tenía que pasar todo para tener la interlocución” de lo relativo al PPCV, incluida la gestión de las campañas electorales investigadas en este procedimiento judicial.

Durante el interrogatorio, Rambla se ha desvinculado tajantemente de los pagos en B que realizaron empresarios que tenían adjudicados contratos con la Administración valenciana: “No tuve nada que ver con los pagos. Si hubiera tenido algo que ver, ¿habría salido esta chapuza de campaña?”.

El imputado ha señalado además que cuando llegó al cargo Orange Market ya era “la empresa de cabecera” de los populares y ha matizado que él no puso ninguna objeción.