Jordi Jané, Neus Munté y Meritxell Ruiz, tres de los ex consellers de la Generalitat que dimitieron antes de la declaración unilateral de independencia (DUI), han dicho este martes al juez del Supremo Pablo Llarena que renunciaron a sus cargos para «no incurrir en ilegalidad».

Jané, Munté y Ruiz han declarado como testigos en la causa que investiga el juez Llarena y han afirmado que no quisieron participar de la deriva de acontecimientos posterior al referéndum del 1 de octubre, al entender que no se ajustaba a la ley y que tendría consecuencias judiciales.

Así lo ha manifestado a los periodistas Javier Ortega, abogado de la acusación particular que ejerce VOX, después de que los tres ex consellers han salido del Supremo sin hacer declaraciones a los medios allí presentes.