Carles Puigdemont quiere ser investido presidente de la Generalitat y la vía que podrían haber encontrado JxCat y ERC para conseguir podría pasar por la Asamblea de Electos -integrada por todos los electos independentistas de Cataluña-. La fórmula, que avanza El Periódico y no ha desmentido hoy el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, implica que Puigdemont sea escogido por esta entidad como el presidente «legítimo» de la Generalitat, mientras el Parlament vota a un presidente que se ponga al frente del «gobierno operativo» catalán.

Esta fórmula va en la línea de lo propuesto desde inicios de año por Esquerra, y que la semana pasada reactivó Oriol Junqueras desde la prisión de Estremera, cuando recordó la fórmula de la doble presidencia para desbloquear las negociaciones sobre la formación de gobierno.

La Asamblea de Electos, creada a propuesta de la Asociación de Municipios Independentistas (AMI), está integrada por los alcaldes y regidores, diputados autonómicos, diputados y senadores de los partidos independentistas. Esta asamblea fue creada en septiembre para sortear un eventual disolución del Parlament por parte del Gobierno, aunque nunca se activó, pese a la aplicación del 155.

La fórmula suena bien» reconoce el republicano Sabrià, mientras JxCat insiste en que el objetivo es «salvaguardar la investidura de Puigdemont»

El portavoz de Esquerra no ha querido confirmar ningún detalle de las negociaciones, pero ha reconocido que «la fórmula suena bien, porque da todo el valor al Govern legítimo y permite un gobierno efectivo» y, por tanto, legal. Sabrià ha advertido, sin embargo, que las negociaciones se prolongarán y que se niegan a ponerse límites temporales para la formación de gobierno.

El portavoz de JxCat, Eduard Pujol, se ha limitado a señalar tras la reunión de su grupo en Bruselas que «las negociaciones van en la buena dirección». «Llegaremos a un acuerdo en los próximos días» ha asegurado en un intento de rebajar la presión sobre los partidos independentistas, acuerdo que debe «salvaguardar la investidura de Puigdemont y servir para levantar el 155».

Sin fecha para la investidura

«No esperen fechas» en la reunión de la Mesa que tendrá lugar mañana, ha advertido el portavoz republicano, quien ha insistido en que «el objetivo es llegar a un buen acuerdo». Para sustentar esa tranquilidad, Sabrià ha señalado que no comparten el criterio del gobierno respecto a los plazos de investidura: «entendemos que el cronómetro no está corriendo».

Sabrià ha definido además que entiende ERC por «un buen acuerdo»: aquel que permita «restituir a Puigdemont, formar gobierno y acabar con 155». Tres objetivos que para los republicanos son irrenunciables y deben ser alcanzados de forma plena, sin que supongan nuevas amenazas penales para los diputados independentistas.

«No tienen sentido propuestas que solo alcanzan objetivos parciales y pongan en riesgo situaciones ya bastante complejas» ha advertido insistiendo en la tesis defendida hace unos días por la secretaria general del partido, Marta Rovira.

Reunión ‘provechosa’

La ejecutiva de ERC ha analizado la reunión mantenida ayer por dirigentes del partido y de JxCat con Carles Puigdemont en Bruselas para analizar la investidura pendiente en Cataluña. Sobre el papel, la necesidad ya imperiosa para los republicanos de que Puigdemont dé un paso al lado y permita investir a otro dirigente independentistas para formar un gobierno «efectivo», como insisten recurrentemente tanto Marta Rovira como el presidente del Parlament, Roger Torrent.

Tras el encuentro, fuentes de ambos partidos se limitaron a señalar que la reunión había sido «provechosa», permitiendo el deshielo de las relaciones entre ambos partidos y, sobre todo, con el ex president, tras la suspensión de la investidura por parte de Torrent. Algunas fuentes apuntan que el líder de JxCat habría planteado ya las condiciones de su retirada, tal como avanza El Confidencial.

Puigdemont habría exigido un nombramiento y sueldo a cargo de la Generalitat para garantizarse el sustento económico en Bruselas hasta 2019, cuando aspira a encabeza una lista independentista en las europeas para entrar en el Parlamento Europeo. Reclamaría además para JxCat las principales carteras del futuro Govern, que pretende que presida el ex presidente de la ANC, Jordi Sánchez.

Un extremo que ha negado ERC, señalando que no se han puesto nombres sobre la mesa «sólo se trabaja en la fórmula» de la investidura, ha puntualizado Sabrià.