Cientos de personas han recibido a los dos ex presos de ETA lñaki Igerategi e Ignacio Otaño esta tarde en Andoain (Guipúzcoa) tras su puesta en libertad tras haber cumplido la condena impuesta por la Audiencia Nacional por haber facilitado información a ETA para que, entre otros delitos, pudiera cometer el asesinato del jefe de la policial local de este municipio, Joseba Pagazaurtundua.

En el centro del municipio, y bajo una gran pancarta que honraba y daba la bienvenida a los dos etarras con el lema “dos menos”, alrededor de 350 personas les han acogido entre gritos a favor de los presos de ETA y en contra de su dispersión en cárceles alejadas de Euskadi. Ambos han abandonado esta mañana sus respectivos centros penitenciarios tras cumplir seis años de cárcel. En el caso de Igerategi lo ha hecho en la prisión de Badajoz y por su parte Otaño ha llegado procedente de Lugo, tras abandonar la cárcel de Monterroso.

Representantes del PP vasco han acudido al lugar donde se estaba celebrándo el acto de bienvenida para denunciar lo que han calificado como un hecho “vergonzoso”. La secretaria general del PP en Euskadi, Amaya Fernández, junto al presidente del PP en Guipúzcoa, Borja Sémper, han encabezado la delegación popular, que ha considerado “una barbaridad” lo que esta tarde ha sucedido en Andoain.

El PP vasco denuncia que alguien que pasó información para asesinar no puede recibir «honores de reyes»

Fernández ha asegurado que se debe “poner coto” a los “sinvergüenzas que honran a asesinos y que intoxican las mentes y los corazones de las nuevas generaciones”. La dirigente del PP ha recordado que hace apenas diez días en Andoain se homenajeaba “a un valiente que plantó cara al terrorismo, como fue Joseba Pagazaurtundua, y que se mantuvo firme aun cuando se sabía en peligro de muerte”. Ha señalado que en su recuerdo y memoria la sociedad vasca tiene la obligación de impedir que “sus asesinos reciban honores de reyes en el mismo lugar donde le dieron cuatro tiros a bocajarro a Joseba”.

Pagazaurtundua había pedido suspender el acto

Rodeados de los simpatizantes de los dos informadores de ETA y en un clima de cierta tensión, Fernández ha afirmado que “alguien que da información para que maten a un ser humano sólo debería despertar vergüenza”. Ha afirmado que la imagen que estos días se ha distribuido con el rostro de los dos ex presos de ETA hoy homenajeados es “la foto de la vergüenza” frente a la de Joseba Pagazaurtundua “que representa la foto de la dignidad, la foto de un valiente cuya memoria no dejaremos que pisoteen”.


Esta semana la hermana de Joseba Pagazaurtundua, la eurodiputada de UPyD, Maite Pagazaurtundua, había solicitado a la Audiencia Nacional que prohibiera el homenaje que ha tenido lugar esta tarde. Finalmente, el acto se ha celebrado sin que mediara ningún tipo de prohibición, tal y como ha sucedido en los recibimientos similares llevados a cabo a lo largo del País Vasco y Navarra en los últimos meses. Sólo el año pasado el observatorio del Colectivo de Víctimas del Terrorismo contabilizó hasta 77 actos de este tipo.

Durante el homenaje que la semana pasada se llevó a cabo en Andoain, coincidiendo con el 15º aniversario del asesinato de Pagazaurtundua, la propia Maite arremetió por la actitud que están manteniendo las instituciones vascas y españolas ante los actos de recibimiento «miserables» e «intolerables» que se vienen produciendo.