Los partidos independentistas catalanes siguen buscando el modo de desencallar la formación de un nuevo gobierno de la Generalitat. Y una de las opciones que vuelve a aparecer sobre la mesa es la designación de Jordi Sánchez, actualmente en prisión, como candidato a la presidencia del Ejecutivo regional.

Ante esta posibilidad, el número dos de Junts per Catalunya tiene previsto solicitar su puesta en libertad, según ha declarado su abogado, Jordi Pina, en declaraciones a TV3.

En el supuesto de que Sánchez fuera propuesto como candidato y su petición de libertad resultara denegada, Pina ha apuntado que solicitaría un permiso penitenciario para que pudiese asistir a la investidura, aunque después tuviese que volver a la cárcel y ejercer como jefe del Govern desde la prisión.

«Por supuesto que pediré la libertad, y si no se produce la libertad, pediré que lo dejen ir con un permiso penitenciario para ir a ser investido y, si después tiene que volver a la prisión, ejercerá como presidente de la Generalitat desde la cárcel», ha indicado el abogado.

Si no es puesto en libertad, pediría un permiso para ser investido y luego ejercer desde la cárcel

La opción de Jordi Sánchez es una de las que vienen barajando en sus negociaciones Junts per Catalunya y ERC para desbloquear la situación en que se encuentra la formación de gobierno en la región, ante la dificultad para poner en marcha un nuevo Ejecutivo bajo la presidencia de Carles Puigdemont, dada la situación de éste, localizado en Bruselas para huir de la Justicia española.

El abogado de Jordi Sánchez también se ha referido a las palabras que pronunció el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, este sábado, cuando insistió en la necesidad de que se presente como candidato a la presidencia de la Generalitat alguien que no esté «involucrado en asuntos judiciales».

«Cuando escucho estas afirmaciones, al final, la única cosa que me queda es pensar que el presidente del Gobierno está imponiendo quién quiere él que sea el presidente de la Generalitat, y a mí esto me parece intolerable», ha apuntado Pina.