La Agencia Tributaria ha constatado que el empresario José María Sayago, ex concejal socialista en el Ayuntamiento de El Pedroso (Sevilla) e imputado en el caso ERE, creó una estructura societaria opaca con una empresa inglesa y testaferros costarricenses a fin de ocultar patrimonio cuando ya lo investigaba la juez Mercedes Alaya por ser beneficiario de cuantiosas ayudas del fondo de reptiles. Hacienda vincula esta maniobra con el propósito de introducir en el circuito legal 5,5 millones de euros de origen desconocido.

Así se detalla en el informe que la Dependencia Regional de Inspección en Andalucía de la Agencia Tributaria ha aportado esta semana al juzgado sevillano que instruye esta macrocausa, al que sugiere que solicite a la Audiencia Nacional parte del sumario del caso Nummaria ante la sospecha de que fue el despacho fiscal madrileño que da nombre a este procedimiento judicial -con clientes célebres como los actores Imano Arias y Ana Duato, entre otros investigados- el que habría montado la trama opaca para Sayago. Éste ha reconocido que recurrió a este bufete para constituir su estructura societaria.

El 5 de marzo de 2012, la magistrada que inició la investigación del caso ERE imputó a José María Sayago y a su ex socio José Enrique Rosendo (ya fallecido) por la posible comisión de delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación y tráfico de influencias. Sayago y Rosendo eran los dueño de un grupo de empresas que tenía como objeto real “la percepción de ayudas de la Junta de Andalucía y el trasvase de sus fondos a otras sociedades”, según Alaya.

La Agencia Tributaria cree que José María Sayago creó una estructura societaria para ocultar patrimonio ante sus problemas judiciales

La instructora constató que, “gracias a sus importantes relaciones e influencias en la Consejería de Empleo”, la Dirección General de Trabajo concedió al conglomerado empresarial de estos dos imputados 34 millones de euros con cargo a la partida presupuestaria 31.L o fondo de reptiles. De esa cantidad, terminaron cobrando 16.931.573 euros, pese a que muchas de las sociedades beneficiarias “carecían de actividad y trabajadores”.

El 6 de septiembre de 2012, seis meses después de que la juez lo llamara al procedimiento como imputado, Sayago constituyó una empresa -Hamburgo Mayo 2010 SL- con un capital social de 4,81 millones de euros. No fue mediante aportaciones dinerarias sino a través de las acciones que otras sociedades controladas por él (Editorial Partnerts SL, Investigación y Desarrollo Económico SL, Negocio y Economía 24 H SL) tenían en otras compañías vinculadas a sus negocios: Negocio&Estilo de Vida SA, Global Business Future SL y SAEL Inversiones y Estrategias SL.

En plena crisis económica, el 18 de octubre de 2012, Hamburgo Mayo 2010 dobló su capital social hasta los 10,64 millones de euros después de que una compañía con sede en Londres llamada Sharpip Limited -con 100 libras de capital social- entrara con una aportación de 5,5 millones de euros. Tampoco fue dinerariamente, sino mediante la aportación de sus acciones en AIM Finance LTD. “Parece que la pretensión de Sayago es la de incorporar 5,5 millones a la sociedad española pero se hace adoptando la forma de aportaciones de acciones inexistentes, con lo cual se pone de manifiesto el afloramiento de ese importe por parte de Sayago, pudiendo tratarse de bienes del propio Sayago cuyo origen se desconoce”, expone la Agencia Tributaria en su informe.

Hacienda sugiere a la juez de los ERE que pida el sumario del ‘caso Nummaria’ para ratificar que el despacho fiscal investigado creó la estructura societaria

Frente a esta interpretación, Sayago ha asegurado a El Independiente que detrás de Sharpip estaba “un grupo empresarial español con negocio internacional” que entró en el capital de su sociedad para darle “solvencia financiera” ante los proyectos que pretendía desarrollar.

Con un capital social de una libra esterlina, AIM Finance también tiene su sede en la capital inglesa y comparte los mismos accionistas que Sharpip: las sociedades costarricenses Landon Corporation SA y Aljayma Holding Investments SA, ambas radicadas en el mismo domicilio de San José (3J Avenida Las Rojas, calle Blancos).

Uno de los administradores de Sharpip Limited es la ciudadana costarricense Noemy Céspedes Palma, una testaferro utilizada por la trama Nummaria para constituir sociedades fantasma tanto en Reino Unido como en el país centroamericano. Según la Agencia Tributaria, Céspedes Palma figuró como administradora en 26 de las 104 sociedades que el despacho madrileño ya desmantelado ofrecía a sus clientes para ocultar la titularidad real.

Extracto del informe aportado por la Agencia Tributaria al juzgado que instruye el 'caso ERE'.

Extracto del informe aportado por la Agencia Tributaria al juzgado que instruye el ‘caso ERE’.

Entre otras, como informó El Confidencial, esta testaferro figuró como directiva de Top Range Investments Limited, domiciliada en la misma dirección que Sharpip: el número 77 de Harrow Drive, en Londres. Su marido, Bernal Zamora Arce, aparece en otras 41 ‘sociedades pantalla’ investigadas en el marco del procedimiento que dirige el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno.

Las sospechas de la Agencia Tributaria sobre los movimientos de José María Sayago se acrecentaron tras constatar que el 17 de diciembre de 2013 formalizó la creación de una Agrupación Europea de Interés Económico denominada Ixion Management AEIE y participada por Sharpip Limited (70 %) y una sociedad sevillana administrada por el investigado: Orbis Litterarum Siglo XXI SA (30 %). La constitución se protocolizó en la notaría madrileña de Luis Núñez Boluda y Sayago actuó en aquel acto en nombre propio y de las dos sociedades accionistas, figurando aquél en la escritura fundacional como administrador único.

El empresario defiende su actuación y acredita que la Agrupación Europea de Interés Económico bajo sospecha no ha llegado nunca a tener actividad

“Coincide este planteamiento con las estructuras utilizadas por el despacho Nummaria: una entidad/persona española, una AEIE que está participada por la entidad y una ‘Limited’ británica que ostenta la mayoría del capital y administrada por un testaferro; y una o dos sociedades costarricenses. que formalmente detentan el capital de la ‘Limited”, expone la Agencia Tributaria en el informe aportado al juzgado de los ERE.

Todas esas operaciones societarias se ejecutaron antes de que José María Sayago compareciera ante la juez Mercedes Alaya. Lo hizo el 29 de abril de 2014, más de dos años después de que anunciara su imputación en un auto, y el imputado se acogió a su derecho a no declarar. Después de aquella comparecencia, la instructora le impuso como medida cautelar una fianza en concepto de responsabilidad civil de más de 13 millones de euros y tiene bloqueado todo su patrimonio, según ha recordado su abogado (Juan Carlos Alférez).

“Pudo pesar las posibles responsabilidades económicas que se derivaran de estas actuaciones judiciales en el hecho de crear estas estructuras societarias”, expone el técnico de Hacienda, que se ofrece a analizar y valorar la documentación relativa a Sayago que conste en el sumario del caso Nummaria si la juez María Núñez Bolaños -actual titular del Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla- accede a solicitársela al Juzgado Central 2 de la Audiencia Nacional.

Impuestos pagados en España

“Mostrar una estructura societaria tiene toda la legitimidad del mundo. Está absolutamente demostrado que todas las sociedades están al día en sus obligaciones tributarias y que han pagado sus impuestos en España. No se ha evadido nada, como demuestra el hecho de que no he sido imputado en el caso Nummaria que instruye la Audiencia Nacional”, ha declarado Sayago a este diario.

El empresario ha facilitado a este diario copias de las declaraciones del Impuesto sobre Sociedades correspondientes a Ixion Mangement AEIE en las que se certifica que el resultado ha sido “cero” al no haber tenido actividad, al tiempo que ha reprochado que la Agencia Tributaria no haya facilitado esta información en el informe aportado al juzgado del caso ERE pese a disponer de ella.