El presidente del Parlament, Roger Torrent, no ha desconvocado el pleno de investidura para este sábado y tiene la intención de leer una declaración «en defensa de los principios democráticos y de los derechos civiles y políticos».

Así lo ha comunicado el Parlament, que no confirma que haya votación de la segunda vuelta de la investidura como presidente de la Generalitat, Jordi Turull, quien no estará presente puesto que está en prisión por el proceso independentista, informa Efe.

En este contexto, el Parlament se ha limitado a comunicar que el pleno sigue adelante, sin dar más detalles, y sólo ha especificado que Torrent leerá una declaración política de marcado perfil soberanista.

Finalmente, la convocatoria no ha sufrido cambios pese a la decisión del juez del Tribunal Pablo Llarena, que este viernes ha dictado prisión sin fianza para el candidato a la presidencia, Jordi Turull, los ex consejeros Raül Romeva, Josep Rull y Dolors Bassa, y la ex presidenta del Parlament, Carme Forcadell.

Jordi Turull solicitó, a través de su abogado, Jordi Pina, que el presidente del Parlament, Roger Torrent, mantuviera la convocatoria del pleno de mañana, en el que debía votarse la segunda vuelta de su investidura. Tras la derrota sufrida el jueves por la abstención de la CUP, Turull solicitó además el apoyo de los diputados de la cámara a su investidura, como respuesta a la decisión del juez Llarena de imponerle presión incondicional a él y a los ex consellers Raül Romeva, Josep Rull, Dolors Bassa, además de Carme Forcadell.

La petición de Turull chocaba con la posición tanto de C’s, PSC y PP catalán como de los Comunes, que abogaban por suspender el pleno de investidura convocado en segunda vuelta. El portavoz de C’s, Carlos Carrizosa, defendió que «Torrent debe desconvocar el pleno» y proponer un candidato que no tenga «graves cargas judiciales sobre sus espaldas» tras proponer a Carles Puigdemont, Jordi Sánchez y Jordi Turull.

Carrizosa insistió además en el respeto a «todas las decisiones judiciales» y recordó que los actos de los procesados «son de extrema gravedad». «Ya advertimos de que el pleno del jueves era una farsa» ha añadido el portavoz naranja, que ha denunciado el afán de Torrent de «interferir en la acción de la justicia» con la convocatoria de la investidura adelantada.

El PSC, por su parte, emitió un comunicado en el que critica por «desproporcionadas» las medidas cautelares dictadas a Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva, Carme Forcadell y Dolors Bassa, pero también recuerda que desde el inicio de esta legislatura han defendido la conveniencia de «no otorgar responsabilidades de gobierno a personas afectadas por procesos judiciales» y concluye con la petición de suspensión del pleno de investidura.

En términos más tibios, el líder de los Comunes en el Parlament, Xavier Domenech, ha criticado la decisión de Llarena pero ha abogado también por suspender el pleno tras el ingreso en prisión de Turull.

El líder del PPC, Xavier García Albiol, ha recordado al exconseller Jordi Turull que «dignidad es cumplir con la legalidad y no poner el Parlament al pie de los caballos», por lo que ha reclamado al presidente de la Cámara, Roger Torrent, que desconvoque el pleno de investidura y evite «más numeritos».