En pleno proceso de supuesta negociación presupuestaria y en la que el apoyo del PNV se antoja vital, el escenario se ha complicado un poco más y no por Cataluña. El Gobierno ha anunciado al Ejecutivo de Iñigo Urkullu su intención de recurrir ante el Tribunal Constitucional la Ley de Presupuestos de 2018 del País Vasco. Unas cuentas que el PNV aprobó con los votos del PSE y el propio PP vasco.

La notificación remitida estos días al Gobierno de Vitoria la formalizó el ministerio de Presidencia de Soraya Sáez de Santamaría y se basa en la consideración de que las cuentas de Urkullu recogen un  incremento salarial de 1,5% para los 70.000 funcionarios de la Administración autonómica vasca. El anuncio de recurrir ante el TC la Ley de Presupuestos vasca se basa en que esta medida supone una extralimitación de sus competencias, así como la de retomar las aportaciones a los planes de previsión de los trabajadores públicos vascos con aportaciones equivalentes al 1%. Se da la circunstancia de que el Gobierno del PP aprobó recientemente, el 9 de marzo pasado, un incremento idéntico del 1,5% para los funcionarios del Estado tras un acuerdo con UGT y CCOO y que fue publicado en el BOE ayer.

El anuncio del recurso formalizado por el Ejecutivo del PP se basa en que el Gobierno de Urkullu se habría extralimitado en sus funciones al adoptar esas dos medidas que tienen incidencia económica y que se incluyen en los presupuestos vascos antes de que vean la luz las cuentas generales del Estado que son las que fijan el marco economico general en el que pueden moverse las comunidades autónomas. El Estado argumenta que actúa en aras a su obligación de asegurar una estabilidad financiera en el conjunto del país.

El Gobierno vasco ha expresado su protesta más enérgica por lo que considera que es una decisión «incomprensible» y ante la que urge al Gobierno del PP a que dé un paso atrás y «la deje sin efecto». «No es de recibo que recurra una ley de presupuestos que ha apoyado el PP en Euskadi», ha asegurado el portavoz del Gobierno en Euskadi, Josu Erkoreka. Ha tildado de «abuso» y de haber ignorado «olímpicamente» el Estatuto de Gernika que otorga a la Administración vasca competencias para tomar este tipo de decisiones con sus trabajadores públicos.

Una decisión «inamistosa»

Erkoreka ha insistido en que es «incomprensible y lacerante» que una decisión de este tipo se presente apenas quince días después de que el propio Gobierno de Rajoy aprobara con los sindicatos incrementos de hasta el 8% para sus funcionarios en el periodo 2018-2020. «Toma una decisión que a nosotros nos dice que no podemos tomar, nadie va a entender esta decisión en Euskadi».

Erkoreka ha calificado la decisión de recurrir al TC de «inamistosa» y de difícil de entender por parte de un Gobierno que se supone que espera generar un clima de acuerdo y entendimiento con las instituciones vascas para facilitar una aprobación de las cuentas, que hoy presenta. Erkoreka ha apuntado que además no le «consta» que se esté actuando del mismo modo con otras comunidades autónomas «como Castilla y León» que también habrían incluido decisiones similares en sus presupuestos.

Ha detallado que el escrito, de apenas un folio, no incorpora ningún tipo de informe jurídico sino que se limita a invocar la capacidad del Estado de «organizar la economía». Ha cuestionado que de este modo se pueda generar un clima favorable «a alcanzar acuerdos».

Erkoreka ha añadido que tampoco en lo relativo a las transferencias pendientes, a cuya negociación se comprometió el Gobierno del PP, hay novedades, «aunque con decisiones como ésta es evidente que suponen un paso atrás».

Por el momento el recurso ante el Tribunal Constitucional no es efectivo a la espera de que se pueda negociar su retirada en el seno de la Comisión Bilateral de Cooperación que ayer mismo se constituyó. Si en el transcurso de la misma no se alcanza un acuerdo para la modificación o retirada de los artículos que el Estado cree que son inconstitucionales el Gobierno deberá presentar formalmente el recurso en un plazo no superior a seis meses.