El martes de la próxima semana la Audiencia Nacional iniciará el juicio contra los ocho acusados de participar en una pelea el 15 de octubre de 2016 en la que fueron agredidos dos agentes de la Guardia Civil y sus parejas. Un juicio en el que se enfrentan a una acusación de terrorismo y por los que la Fiscalía pide un total de 375 años de prisión. La cercanía de la vista oral está reactivando la presión de los colectivos de apoyo a los jóvenes, tres de los cuales continúan en prisión desde que fueron arrestados días después de los incidentes en el bar ‘Koxka’ de Alsasua. También en el ámbito institucional se ha reactivado el caso. Esta mañana la Junta de Portavoces del parlamento de Navarra ha aprobado una declaración institucional, con los votos del cuatripartito (EH Bildu, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra) en la que se insta a la sociedad navarra a participar en la manifestación convocada para este próximo sábado en Pamplona en apoyo a los acusados y en contra de su procesamiento por un delito de terrorismo. Tanto PP, PSN como UPN han votado en contra.

En la breve declaración presentada por las cuatro formaciones que respaldan al Gobierno de Uxue Barkos se muestra el apoyo a los encausados y se hace un llamamiento a la ciudadanía navarra a secundar la marcha convocada por la plataforma que agrupa a las familias de los acusados, ‘Altsasu Girasoak’ para la tarde del sábado bajo el lema “Justicia. No es terrorismo”. En la misma se justifica el apoyo a la marcha como un modo de demostrar “un compromiso por los derechos humanos, las libertades y las garantías democráticas” que consideran que no se dan en este caso.

Justifican su iniciativa en una llamada a comprometerse con «los derechos humanos, las libertades y las garantías democráticas»

El portavoz de Unión del Pueblo Navarra (UPN), Javier Esparza ha denunciado que desde la Cámara foral se intente colaborar a ejercer una clara “presión sobre los jueces” con una manifestación sólo dos días antes de que se inicie el juicio en la Audiencia Nacional. Ha afirmado que es “un sinsentido” que el parlamento actúe de este modo en contra del normal desarrollo de la Justicia.

«No fue una simple pelea de bar»

La secretaria general de los socialistas navarros, María Chivite ha señalado que se debe respetar la actuación de la Justicia y ha recordado que lo sucedido en la madrugada del 15 de octubre de 2016 “no fue una simple pelea de bar, eran guardias civiles y no otros ciudadanos, fue por un motivo muy concreto», ha señalado.

El PP navarro ha denunciado que con este tipo de declaraciones institucionales se está “violando la separación de poderes” y suponen una falta de respeto a las decisiones de los jueces; “este cuatripartito no cree en la separación de poderes”.

Los partidos que respaldan el Gobierno de Barkos consideran una «absoluta desproporción» las penas de 375 años de prisión que se reclaman

Desde las formaciones que sí han respaldado la declaración institucional sea destacado la desproporción que supone las peticiones de penas a las que harán frente los encausados en el juicio que se inicia el próximo martes 17. Adolfo Araiz, de EH Bildu ha considerado que la desproporción de la petición de prisión es “absoluta”. Ha recordado que tres de los jóvenes suman ya más de 500 días en prisión provisional por unos hechos “que no son terrorismo, se hace un uso retorcido, abusivo de ese concepto de terrorismo”.

La representante de Podemos, Laura Pérez, ha lamentado que el PSN “se ponga de perfil ante una atrocidad jurídica”: “No se pide impunidad sino proporcionalidad. Que este proceso haya llegado a la Audiencia Nacional no tiene parangón. Se está experimentando con nuestra Comunidad hasta dónde levar la ola represiva”.

También Izquierda-Ezkerra ha rechazado las peticiones de penas, “una auténtica barbaridad”: “La Justicia no es catalogar los hechos de terrorismo ni pedir 50 años de cárcel”.