El presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, ha fijado para este viernes, 13 de abril, el pleno de investidura del diputado de JxCat Jordi Sánchez, actualmente en prisión. Torrent ha firmado esta mañana el decreto de convocatoria del debate de investidura, después de la ronda de consultas que llevó a cabo entre el viernes y el sábado, tras la que propuso el nombre de Sànchez, que esgrimirá un escrito del Comité de Derechos Humanos de la ONU para reclamar al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena que le permita salir de la cárcel para poder ser investido president.

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha anunciado este lunes que su partido contempla que el diputado Toni Comín renuncie al escaño para facilitar que haya una mayoría independentista que invista a Jordi Sànchez (JxCat), pero ha precisado que antes estudiará si el exconseller puede delegar el voto.

«Estamos valorando todas las alternativas. En caso de que no pueda ser una alternativa –la delegación–, sí que estamos trabajando para una posible renuncia del escaño para hacer valer la mayoría independentista», ha explicado en rueda de prensa tras la reunión de la dirección del partido.

Si la CUP mantiene sus cuatro abstenciones y no vota favor de Sànchez, el voto de Comín es clave para desencallar la investidura; el exconseller no ha votado en toda la legislatura por su situación judicial, de ahí que se contemple su renuncia al escaño para ser substituido por un diputado de ERC que pueda votar.

Los comunes descartan la abstención

La portavoz de los comunes, Elisenda Alamany, ha descartado hoy de nuevo una abstención de su grupo en una eventual investidura de Jordi Sánchez, y ha reclamado a los independentistas «renunciar a la unilateralidad» para explorar un pacto de «las fuerzas catalanistas» sobre el futuro de Cataluña.

En rueda de prensa en el Parlament, Alamany ha explicado que Catalunya en Comú-Podem no se plantea una abstención en una posible investidura de Jordi Sánchez, un «camino que ya hemos recorrido», y ha pedido de nuevo a Junts per Catalunya y a ERC que propongan un candidato efectivo para que haya un «gobierno en Cataluña que gobierne desde Cataluña».

Alamany ha criticado que, hasta ahora, el debate se haya centrado en «quién» debe ser el candidato a la Presidencia de la Generalitat y no en el «qué», es decir, en el «futuro de Cataluña».

En este sentido, la portavoz de los comunes en la cámara catalana ha reclamado a las formaciones independentistas que «renuncien a la unilateralidad», y ha defendido por contra un pacto «entre las fuerzas catalanistas» sobre el futuro de Cataluña para que haya una relación bilateral con el Estado.