El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha afirmado desde Berlín que no permitirá que se «sigan pisando derechos» tras la decisión del juez del Supremo Pablo Llarena de no permitir a Jordi Sánchez acudir a su investidura que estaba prevista para este viernes.

«No respetan el resultado de las elecciones. No respetan la mayoría parlamentaria. No respetan a Naciones Unidas. El daño a la democracia es inmenso. No permitiremos que sigan pisando derechos ni doblegando la democracia», ha dicho en su cuenta de Twitter.

El expresidente se ha expresado de este modo después de que la diputada de la CUP Maria Sirvent haya desvelado que, en una reunión que mantuvo con él el martes en Berlín, el expresidente les trasladó que «tarde o temprano» tendría que hacerse valer su candidatura a la investidura.