Asociaciones de víctimas del terrorismo y diversos colectivos culturales y sociales de Navarra y el País Vasco han convocado una concentración para el próximo martes en apoyo a los dos guardias civiles y sus parejas agredidos en Alsasua la madrugada del 15 de octubre de 2016. De este modo quieren compensar el respaldo que desde algunas instituciones forales se ha incentivado en las últimas semanas en apoyo a los ocho jóvenes acusados. Un apoyo que tendrá este sábado su máxima expresión con una multitudinaria manifestación convocada por la plataforma de las familias de los encausados y a la que ya han confirmado su presencia el Gobierno de Navarra así como el Ayuntamiento de Alsasua y las cuatro formaciones que respaldan al Ejecutivo de Uxue Barkos, Geroa Bai, Podemos, EH Bildu y Izquierda-Ezkerra..

La convocatoria anunciada a última hora de este jueves está respaldad por colectivos de víctimas como COVITE, la Asociación Navarra de Víctimas del Terrorismo de ETA, la Asociación por la Tolerancia o el movimiento Vecinos por la Paz, así como la asociación cultural Doble 12 y RN. La concentración, convocada bajo el lema “Estamos con vosotros. María José, Pilar, Óscar y Alvaro” (las dos parejas y los agentes agredidos) tendrá lugar a las 19.30 horas en la Plaza de Merindades de Pamplona. Es precisamente el martes cuando está prevista la declaración de las cuatro víctimas en el juicio que se celebrará a partir de la próxima semana en la Audiencia Nacional. Un caso para el que la Fiscalía y la Acusación Popular que ejerce COVITE reclaman una condena por delitos de terrorismo y penas que suman 375 años de prisión.

Con esta concentración, los convocantes confían en hacer público el apoyo a los dos agentes y sus parejas que fueron atacados en Alsasua hace año y medio y hacia los que, subrayan, las instituciones navarras no han tenido gestos de apoyo ni respaldo en todo este tiempo, al contrario de lo que han hecho con los jóvenes acusados.

Este sábado la manifestación impulsada por las familias de los ocho jóvenes a los que se juzgará a partir del lunes congregará a miles de personas en Pamplona para denunciar lo que consideran que es una “desproporción” por parte de la Fiscalía la imputación de delitos de terrorismo y la elevada petición de penas, que oscilan entre los 60 y 50 años de prisión. Precisamente esta semana la Cámara de Navarra aprobó una declaración institucional, con el único respaldo de las cuatro formaciones que apoyan al Gobierno, en la que denunciaba los términos en los que se va a celebrar el juicio.