El Gobierno de Navarra, liderado por Uxue Barkos, ha confirmado esta mañana que acudirá a la manifestación en apoyo a los ocho acusados por la agresión a dos Guardias Civiles y sus parejas que se ha convocado para este sábado en Pamplona. La marcha se celebrará dos días antes de que el lunes se inicie el juicio contra los jóvenes, acusados de delito de terrorismo y para los que la Fiscalía pide penas que suman 375 años. La misma ha sido promovida por la plataforma que agrupa a los familiares de los encausados y llevará por lema “Justicia. No es terrorismo”.

La portavoz del Ejecutivo, María Solana, ha asegurado que acudirá en nombre del Gobierno foral -sustentado por Geroa Bai, Podemos, EH Bildu y por Izquierda-Eskerra- al considerar que este caso requiere la defensa del “principio de proporcionalidad” que en su opinión se ha visto vulnerado al aplicar prisión preventiva para tres de los acusados. Solana ha recordado que permanecen encarcelados desde hace ya 500 días, poco después de que se produjera la agresión el 15 de octubre de 2016 en un bar de Alsasua.

De este modo, secunda la llamada hecha por en la declaración institucional aprobada por el Parlamento de Navarra -a iniciativa de las cuatro formaciones que apoyan al Gobierno- y en la que se instaba a la ciudadanía navarra a participar en la manifestación que recorrerá la tarde del sábado el centro de la capital navarra. Solana ha apuntado que la situación de al menos tres de los acusados, que continúan en prisión provisional desde hace casi año y medio “colisiona” con la proporcionalidad que se le debería exigirá la aplicación de justicia. Ha recordado que “son numerosas las personas, los agentes, las instituciones, también incluso europeas, que se han pronunciado en este mismo sentido”.

El lunes se inicia el juicio contra los ocho acusados de agredir a dos guardias civiles y sus parejas. La Fiscalía pide 375 años por un delito de terrorismo

La portavoz del Gobierno ha añadido que es intención del Ejecutivo convertirse en garante “como principal institución de esta Comunidad” de una reivindicación de estas características y por eso “creemos que sí tenemos que estar el sábado en esa reivindicación”, ha concluido.

La declaración institucional aprobada el lunes por la Cámara navarra justificaba el apoyo a la marcha como un modo de demostrar “un compromiso por los derechos humanos, las libertades y las garantías democráticas” que consideran que no se dan en este caso.