El juez que instruye el «caso 3%» de presunta financiación irregular de Convergència Democràtica (CDC) ha reactivado la investigación sobre los antiguos responsables del partido de Jordi Pujol con la vista puesta en el entorno más próximo de Artur Mas: el presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona, Sixte Cambra, tendrá que ir a declarar el próximo 9 de mayo junto al secretario del partido y abogado de CDC hasta que él mismo fue imputado, Francesc Sánchez, y quien fuera hombre de confianza de Xavier Trias en el Ayuntamiento de Barcelona, Antoni Vives.

Todos ellos, junto a Germà Gordó -también imputado por el juez de Tarragona- formaban parte del círculo más cercano a Mas en el partido, pero sólo Cambra podía rivalizar con David Madí, su jefe de gabinete durante años, en proximidad y sintonía con el líder convergente. Siendo los tres pesos pesados de la última convergencia, Cambra es quien más cercanía cultivó con el que fuera el último presidente del partido y ex presidente de la Generalitat.

Sixte Cambra forma parte del círculo más próximo a Mas, hasta el punto de que el ex conseller Santi Vila se lamentaba de que lo «puentara» repetidamente con el President

Amigos personales desde siempre, Cambra nunca ha militado en CDC, pero siempre ha mantenido una estrecha relación con su cúpula, hasta el punto de haber sido senador independiente por este partido durante más de una década, en la que acabó presidiendo la Comisión de Hacienda durante el segundo mandato de José María Aznar.

Accedió a la presidencia del Puerto de Barcelona -un ente público dependiente de Puertos del Estado, pero cuyo presidente designa la Generalitat- meses antes de que Mas llegar por primera vez a la presidencia. Y durante su gobierno siempre tuvo línea directa con el despacho del president, hasta el punto de que eran habituales las quejas del entonces conseller de Territorio, Santi Vila, que reconocía abiertamente sentirse «puenteado» por Cambra.

Implicado en el «caso 3%» desde 2014

La implicación de Sixte Cambra en el «caso 3%» no es nueva. En 2017 ya fue detenido por orden del Juzgado de Instrucción 1 de El Vendrell mientras la Guardia Civil registraba su despacho en el Puerto, en el marco de las investigaciones sobre la presunta financiación irregular de CDC a través del cobro de comisiones por obras y servicios adjudicados desde la Generalitat y otras administraciones en manos del partido fundado por Jordi Pujol.

En esta ocasión, el juez de El Vendrell le interrogará sobre irregularidades en al menos dos adjudicaciones: la ampliación del dique Sur del Puerto -adjudicada por 10,6 millones a Copisa y Vopi 4- y los accesos al dique Este -39 millones de euros adjudicados a la UTE formada por las empresas Copisa, Benito Arno e Hijos y Comsa-. El juez vincula estas concesiones a reuniones mantenidas por el ex tesorero de CDC y aparente cerebro de la trama, Andreu Viloca.

Antes de verse envuelto en la operación Petrum -nombre oficial del «caso 3%»- Sixte Cambra ya estuvo en el punto de mira del ex jefe de la Oficina Anticorrupción de Cataluña, Daniel de Alfonso, por las concesiones de la Marina del Port Vell de Barcelona, operación en la que también participa Antoni Vives.

En 2014, el también ex vicepresidente del F. C. Barcelona fue investigado por presuntas irregularidades en la concesión del nuevo embarcadero para yates de lujo que junto al Hotel W de Barcelona, la conocida como Marina Vela. En la demanda presentada por la empresa Varadero Barcelona SL., se alegaba que la adjudicación de Marina Vela se llevó a cabo mediante una “conducta abiertamente constitutiva de un delito de prevaricación y fraude”, al haberse diseñado un concurso a medida de Formentera Mar “con el ánimo de favorecer” a su propietario “en detrimento de los demás eventuales licitantes”. La querella fue archivada un año después.