El Parlamento catalán no investigará el espionaje de los Mossos a particulares, políticos, sindicatos y otros cuerpos policiales que estaban en contra del proceso independentista. La propuesta de comisión de investigación de C’s, PSC, CatEC y el PP ha sido frenada por la oposición del bloque independentista, incluida la CUP, que se ha escudado en la negativa de C’s y PP a incluir en la comisión de investigación a Policía y Guardia Civil.

En Cataluña «los que espían a los catalanes o utilizan fraudulentamente los datos fiscales son los separatistas» ha advertido el popular Alejandro Fernández para rechazar la pretensión de bloquear la investigación del espionaje por la vía de extender la sospecha. Una crítica que no ha servido para que la CUP cambiara de opinión. «PP y C’s ya se han encargado de que rechazáramos esta comisión» ha asegurado la antisistema Maria Sirvent, quien ha asegurado que «hemos hecho todo lo posible para pactar esta comisión».

También ERC y JxCat han defendido que estaban dispuestos a aprobar la comisión «ampliada a todos los cuerpos de seguridad que actúan en Cataluña» para rechazar investigar los espionajes.

El diputado de C’s Matías Alonso ha recordado que su grupo y el PP ya propusieron una comisión similar en 2015 y ha lamentado especialmente espionajes a periodistas como Albert Castillón o a sindicalistas de los propios Mossos «simplemente porque se han acercado a C’s. No tendrán suficientes mossos para espiar a todos los que se acercan a nuestro partido».

La socialista Assumpta Escarp, por su parte, ha pedido consenso para aprobar una comisión que ha considerado imprescindible. «Necesitamos servicios policiales de información contra el terrorismo» ha advertido recordando los atentados de Barcelona y Cambrils, «pero necesitamos saber que trabajaran para todos, que no trabajarán atendiendo ordenes políticas para seguir a los que no piensan como el Govern».

Los comunes advierten al independentismo que «no todo vale para reforzar el proceso» pero extiende la sospecha a Policía y Guardia Civil

«Queremos saber la verdad» ha clamado el ecosocialista Joan Josep Nuet. «Queremos saber qué mando o qué cargo político ordenó los seguimientos y quien fue objeto de seguimiento» ha añadido recordando que los espionajes se iniciaron según algunas fuentes bajo mando del ex consejero Felip Puig, durante el primer gobierno de Artur Mas. «Para reforzar el procés no se vale todo» ha advertido el diputado a la bancada independentista, pero también ha asegurado que «estos métodos» no son exclusivos de los Mossos y ha extendido la sospecha a Policía y Guardia Civil.

Según la propuesta, la comisión debe investigar «los casos concretos en los que políticos, sindicalistas, periodistas y otros cuerpos de seguridad del Estado que fueron sometidos a espionaje político y seguimiento de sus actividades» y «establecer la identidad de les personas responsables».

Mossos, CTTI y Cesicat

El texto propuesto por la oposición reclama además analizar la actuación del Departamento de Interior, del Cuerpo de Mossos d’Esquadra, bajo mando de Joaquim Forn y el mayor Trapero, respectivamente. La propuesta señala también las actuaciones del Departamento de la Presidencia, del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), del Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (Cesicat) y cualquier otro organismo implicado en el espionaje.

Un espionaje a los opositores al independentismo que quedó al descubierto cuando, tras el 1-O, la Policía se incautó de la documentación que una furgoneta de Mossos pretendía eliminar en una incineradora, que está siendo estudiado por la justicia.

La creación de esta comisión debería haberse debatido en el pleno del pasado 3 de mayo, pero la Mesa frenó ese debate, por decisión de la mayoría independentista. Jxcat y ERC alegaron entonces que no habían sido conscientes de que ese debate iría al pleno para frenar la propuesta y posponerla.