El grupo parlamentario de Compromís ha propuesto este martes limitar los «abusos» que se producen en los gastos de gestión y/o distribución en la compra de entradas a través de Internet, y ha propuesto medidas, como obligar a las empresas a informar de este pago antes de la compra o aplicar un único sobrecargo por transacción y no por entrada, entre otras.

A través de una proposición no de ley, firmada por el diputado Enric Bataller, la formación valenciana cuestiona que la venta ‘online’ implique un sobrecargo que no conlleva la venta presencial, a pesar de que se lleva a cabo con la conexión a Internet, el ordenador y la impresora del usuario.

Como ejemplos, señala el «cargo extra» del 10 por ciento en concepto de gastos de gestión en una entrada de cine que cuesta 8,20 euros, o el que realiza el Museo Reina Sofía, que cobra 0,90 euros tanto en las entradas generales como en las de precio reducido.

Hasta el 22,5% del precio

Compromís apunta que estos céntimos de euro suponen hasta un 11,2 por ciento del precio total del ticket, mientras que en el caso de las reducidas se eleva alcanzando un porcentaje sobre el precio de un 22,5 por ciento. Por ello, la iniciativa también recoge como medida para poner solución a esta situación que se retiren los gastos de gestión de los centros culturales de titularidad pública, a través de la apuesta por el software libre.

«Aunque, de acuerdo a la información de diversas plataformas de venta, los gastos de gestión se destinan a cubrir los costes derivados del software, de la atención al cliente, o del servicio de mantenimiento de la página web, desde Facua rechazan estos sobrecargos que en la práctica cargan sobre el cliente un gasto derivado de la actividad del empresario», concluye la iniciativa.