El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha asegurado que no conoció ni tuvo “implicación” en el caso de unas captaciones ilegales de agua en el entorno de Doñana, concretamente en la finca Matalagrama de Almonte (Huelva) alrededor del año 2015.

“Ya di mi versión, y ni yo era competente, ni he tenido intervención alguna ni tenía conocimiento”, ha dicho, al tiempo que ha afirmado que confía “plenamente” en que el proceso judicial termine con su desimputación.

El ministro ha hecho estas declaraciones en la sede del Ministerio de Agricultura, donde ha reunido a los consejeros autonómicos del ramo para hablar de agricultura y pesca. Así, ha sido preguntado por las informaciones que adelanta ese jueves ‘El País’ sobre una previsible desimputación del ministro en el caso de robo de agua en Doñana.

Dichas informaciones apuntan que el titular de Agricultura figura desde 2016 como investigado en una causa sobre el robo de agua en Doñana. La juez instructora encargada del caso le acusa de un delito medioambiental por haber consentido supuestamente las captaciones de agua ilegales cuando fue consejero de Agricultura en Andalucía, entre 2012 y 2013. Sin embargo, la Fiscalía de Medio Ambiente de Huelva, que prepara ya el escrito en el que se desimputa al ministro por no aprecia delito en su actuación.

Ha habido al parecer unos expedientes en relación con riesgos sin autorización”

Planas ha comentado que se ha enterado de esto a través de la prensa y que lo que se reproduce en las informaciones publicadas es “absolutamente fidedigno”. A esto, ha añadido que él “no estaba en la Consejería” cuando se produjeron los hechos delictivos y ha explicado que en los años 90 la Junta “transfirió” al Ayuntamiento de Almonte, que hizo a su vez otra a unos agricultores. “Ha habido al parecer unos expedientes en relación con riesgos sin autorización”, ha dicho.

A pesar de todo, Planas ha insistido en que no hay “absolutamente ningún problema” con el tema, puesto que la Fiscalía “ha dicho por escrito” que él no conocía los hechos ni tuvo intervención alguna. Así las cosas, confía “plenamente” en que el proceso judicial se resuelva y el ministerio fiscal emita el escrito en el que se procede a su desimputación en el caso.