El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska ha anunciado a las asociaciones de víctimas del terrorismo que impulsará cambios en la política penitenciaria con los presos de ETA pero que lo hará desde el respeto «escrupuloso» a la ley. Durante el encuentro que ha mantenido esta mañana con más de una veintena de asociaciones y fundaciones, el nuevo titular de Interior ha pedido a los colectivos de víctimas que tengan «confianza en él». Se ha comprometido a que cualquier paso que se de con los presos de ETA sea comunicado previamente a las familias afectadas por alguno de los crímenes cometidos por el reo. Durante el largo encuentro de más de dos horas celebrado en la sede del Ministerio, Grande Marlaska no se ha referido de modo expreso a un posible acercamiento de miembros de ETA a cárceles cercanas al País Vasco y se ha limitado a subrayar el cumplimiento de la legalidad en los cambios que se promuevan en la política penitenciaria.

Al encuentro, celebrado poco más de un mes después del que todas las entidades de víctimas mantuvieron con el anterior titular de interior, Juan Ignacio Zoido, han asistido 24 asociaciones y fundaciones. Todas ellas han trasladado sus inquietudes y exigencias al ministro, quien en su respuesta global a todas ellas les ha reclamado confianza. Ante las advertencias que se le han hecho para que no se deje condicionar por el PNV y EH Bildu para marcar su política con los presos de la banda, Grande Marlaska les ha asegurado que en ningún caso se dejará condicionar. Pese a que la cuestión sí ha salido en algunas de las intervenciones, el ministro no se ha referido a la posible cesión de la competencia de prisiones al Gobierno vasco, tal y como reclama el Ejecutivo de Iñigo Urkullu en cumplimiento del Estatuto de Gernika. Una reclamación que el lehendakari le trasladará al presidente del Gobierno en el encuentro que ambos celebrarán el próximo lunes.

Grande Marlaska ha pedido a las víctimas que tengan «confianza» en él y se ha comprometido a no dejarse influir por PNV y Bildu

En el encuentro también ha participado, además de toda la cúpula del ministerio, el director general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, quien ha hecho un repaso por algunos de los episodios de la lucha contra ETA. Ortiz se ha emocionado al recordar el caso del secuestro y liberación del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara.

El anuncio hecho por Grande Marlaska de iniciar un nuevo tiempo siempre bajo el amparo de la ley confirma lo avanzado por Pedro Sánchez para abrir «un nuevo tiempo» con los presos de ETA. El camino que pudiera emprender el Gobierno español podría asemejarse al ya abordado por el Ejecutivo de Macrón en Francia hace unos meses. El Gobierno galo también se reunión con las víctimas del terrorismo para informarles antes de poner en marcha una nueva política penitenciaria con los presos de ETA. Francia ha acercado ya a 15 miembros de la banda que cumplían condena en prisiones alejadas de la frontera para que terminen sus penas en centros penitenciarios cercanos al País Vasco. Ninguno de ellos ha sido condenado por delitos de sangre y se encuentran cerca de cumplir la totalidad de la pena que les fue impuesta.

«Sin legalidad nos tendrá en la calle»

A la salida del encuentro, la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Maite Araluce, ha afirmado que exigirán que antes de poder acercar a los presos de ETA a cárceles del País Vasco se les exija que colaboren con el esclarecimiento de los cientos de crímenes de la banda aún sin resolver. Ha señalado que la petición de perdón que se les plantea a los etarras se materialice en forma de colaboración «el arrepentimiento se debe dar colaborando con la Justicia». Por ello, hasta que eso ocurra, Araluce ha defendido que se mantenga la política de dispersión a los presos de la banda. La presidenta de la AVT ha recordado que «experimentos como la ‘Vía Nanclares'» han sido un fracaso ya que permitió acercar etarras a Euskadi sin que contribuyeran al esclarecimiento de crímenes de ETA. Entre otras reclamaciones, la asociación ha reiterado a Grande Marlaska la necesidad de crear una unidad específica dirigida al esclarecimiento de atetados sin resolver, con lo que sería necesaria la figura de un fiscal especial antiterrorista.

El portavoz de Dignidad y Justicia, Daniel Portero, ha advertido que los presos deberán colaborar con la Justicia y ha advertid a Grande Marlaska que estarán velando para que cualquier paso se de bajo el amparo de la ley: «Si el ministerio del Interior cede a las presiones de Bildu y PNV acercando los presos de ETA sin cumplir con la legalidad, es decir sin colaborar con la Justicia para esclarecer asesinatos sin resolver, nos tendrán en la calle manifestándonos». También la Fundación  de Victimas del Terrorismo han exigido al Ejecutivo el cumplimiento estricto de la ley.

Si acercan presos sin que colaboren con la Justicia para esclarecer casos, nos tendrán en la calle manifestándonos»

Por su parte el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, COVITE, ha asegurado que la exigencia que se debe plantear a los presos es un rechazo «individual, claro y sin trampas a la violencia» antes de poder ser acercados. Recuerdan que las personas que ahora se han situado en puestos clave de Interior fueron en gran medida impulsoras de la llamada ‘Vía Nanclares’, por la que se acercó a presos de ETA que cumplían varios requisitos: «Por una cuestión de coherencia entendemos que quienes creían que antes había que exigir a los presos algo a cambio del acercamiento también lo tiene que exigir ahora». Covite también denuncia que es «inquietante pese a todo que en las últimas semanas «el debate se haya centrado más en los presos que en las asignaturas pendientes» con las víctimas como el esclarecimiento de «más de 300 asesinatos sin resolver»: «Un Gobierno que se preocupara más por los perpetradores que por las víctimas no tendría la confianza de este Colectivo».