El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha mostrado esperanzado en que la Unión Europea llegue a un acuerdo común para hacer frente al problema de la inmigración después de la cumbre celebrada en Bruselas, que ha calificado de «un paso adelante» en esa dirección, recoge Efe.

Sánchez ha expresado esa confianza en una declaración ante los periodistas antes de concluir la cumbre de líderes comunitarios convocada por el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, para abordar el problema migratorio.

A la cumbre de este domingo, Italia se ha presentado con su propia propuesta para contrarrestar la adelantada este sábado por Enmanuel Macron y apoyada por Pedro Sánchez, a la que el país alpino se niega.

No obstante, según informa Europa Press, el presidente del Gobierno español ha asegurado que tanto él como el resto de socios comunitarios estudiarán en los próximos días la nueva propuesta migratoria del Ejecutivo italiano que pone el foco en la cooperación entre la UE y terceros países, y la creación de «centros de protección internacional» en los países de tránsito de migrantes, como Libia o Níger, desde donde se gestionarían las solicitudes de asilo.

«Hemos encontrado más puntos de unión que de discrepancias», ha resaltado el jefe del Ejecutivo

«El primer ministro italiano ha presentado su plan en la reunión. Hay muchas cosas que se han incluido en la conversación. Ha compartido sus puntos de vista, hemos recibido las propuestas y vamos a estudiarlas», ha dicho Sánchez a su salida de la reunión de líderes de la UE, que ha finalizado sin una declaración formal a la espera de que tenga lugar el Consejo Europeo de los días 28 y 29 de junio.

«Esta propuesta (la italiana) tiene mucho que ver con el sistema que ya existe en nuestro país, donde acogemos a los migrantes, les prestamos atención humanitaria en primera instancia y después se procede a gestionar el asilo» a aquellos que tienen derecho a él mientras que al resto se los traslada «a los centros llamados CIES», ha explicado Sánchez.

El jefe del Ejecutivo ha calificado su primera reunión europea como «positiva y esperanzadora» y se ha congratulado por el hecho de que se haya producido «una conversación franca». «Hemos encontrado más puntos de unión que de discrepancia» ha dicho, por lo que se ha dado «un importante paso» en el objetivo de alcanzar una reforma del sistema común de asilo en la próxima cumbre europea.

Sobre las diferentes visiones expresadas en las discusiones, Sánchez ha insistido ante la prensa en que «todos estamos de acuerdo en que necesitamos una visión europea» al tratarse de «una responsabilidad común a un reto común como es gestionar el flujo migratorio».

«No tenemos una conclusión concreta pero ha sido un paso adelante», ha explicado Sánchez, quien defiende la propuesta del presidente francés, Emmanuel Macron, de crear «centros cerrados» de migrantes en países de la Unión Europea -el Gobierno español prefiere denominarlos «centros controlados»- que consista en un sistema parecido al de los CIES en España pero que cuente con financiación comunitaria.

La cumbre extraordinaria sobre migración y asilo convocada este domingo en Bruselas por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, vuelve a poner a prueba la unidad de los socios comunitarios. Los líderes de 16 países miembros, entre ellos Italia, Alemania, Francia y España, han presentado sus propuestas para para alcanzar un acuerdo sobre la reforma del sistema común de asilo la próxima semana, en la cumbre de jefes de Estado y de gobierno a Veintiocho.

En busca de apoyo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había asegurado a su llegada a Bruselas que buscaría apoyos entre los socios comunitarios para «controlar mejor» los flujos migratorios, especialmente en el Mediterráneo occidental, donde las cifras de llegadas de migrantes han aumentado en los últimos meses a diferencia del resto de rutas como la del Mediterráneo central (Italia) u oriental (Grecia).

Así lo confirmó el nuevo jefe del Ejecutivo a su llegada a la mini cumbre sobre migración y asilo de este domingo en Bruselas, en la que se reúne con otros quince líderes de la UE, entre ellos la canciller alemana, Angela Merkel, el francés Emmanuel Macron o el italiano Giuseppe Conte.

«Estamos dispuestos a alcanzar una respuesta común al desafío global de los flujos migratorios que llegan a Europa, especialmente en el Mediterráneo occidental», ha dicho Sánchez, que ha insistido en que pedirá «apoyo» a los «socios europeos para controlar mejor los flujos que estamos sufriendo actualmente» en las costas españolas.