En Euskadi y Navarra se han registrado en los primeros seis meses de este año más actos de enaltecimiento del terrorismo que durante todo el año pasado. Según el Observatorio de la Radicalización, que impulsa el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, desde enero y hasta el pasado 30 de junio se pudieron registrar y documentar 99 actos, frente a los 76 de los que el observatorio tuvo constancia. Este incremento supone un 23% más de homenajes y reconocimientos vinculados a la banda que en todo el año anterior.

La mayor parte de los actos consistieron en bienvenidas a presos de ETA a su salida de prisión. En total se produjeron 38. A lo largo de la primera mitad del año también han proliferado las pintadas y pancartas de agradecimiento a ETA por su trayectoria. Agradecimientos que se multiplicaron tras el anuncio de disolución hecho público por la organización terrorista el pasado 3 de mayo en la localidad vascofrancesa de Cambo.

En el casi un centenar de actos de exaltación de ETA documentados destacan los dirigidos a sus miembros muertos en prisión. Especialmente numerosos fueron los homenajes rendidos al preso de la banda, Xabier Rey, quien el 6 de marzo apareció muerto en su celda -en lo que apunta que fue un suicidio- de la prisión de Puerto III de Cádiz y al que se le dedicaron al menos 15 actos de homenaje. También han sido especialmente numerosos los organizados a quien fuera el primer miembro de ETA muerto -en un tiroteo con la Guardia Civil- horas después de que asesinara a la que sería la primera víctima mortal de ETA, José Antonio Pardines, el 7 de junio de 1968.

De los 99 actos de enaltecimiento que el Observatorio de la Radicalización han documentado, casi la mitad, 44, han tenido lugar en Guipúzcoa -25 de ellos bienvenidas a presos de ETA-. En Vizcaya, en cambio, tan sólo se han registrado la mitad, 22. Por último, Navarra, con 21 y Alava con 8 completan los casos de enaltecimiento denunciados hoy por Covite, una lista que se completa con cuatro actos más fuera del País Vasco y Navarra.

Covite ha denunciado hoy que la situación ha empeorado en el último año y ante lo que ha reclamado a las instituciones que adopten medidas de «prevención» de la radicalidad. En una nota, el colectivo ha señalado que «el culto al terrorismo es sitemático en las calles del País Vasco y Navarra debido a la inacción de las instituciones y la pasividad de la justicia».

La presentación de estos datos se produce en pleno debate sobre el acercamiento de presos de ETA a cárceles cercanas a Euskadi. Por el momento la mayoría de las asociaciones de víctimas se han mostrado reacias a poner en marcha un cambio de la política penitenciaria que se aplica a ETA. Así, organizaciones como la AVT o Dignidad y Justicia han amenazado con salir a la calle si el Gobierno accede a un acercamiento sin que previamente no se requiera al reo que colabore con la Justicia para el esclarecimiento de los cientos de crímenes de la banda aún por resolver.

Por su parte el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Covite, ha defendido que al menos se requiera de los presos su repudio a la violencia antes de proceder a su acercamiento a priiones cercanas al País Vasco.