El ex president Carles Puigdemont ha reclamado este miércoles al Gobierno de Pedro Sánchez «hechos» y no solo gestos, en su propuesta de cambio de relaciones de Cataluña con el resto de España. En la primera comparecencia tras hacerse con las riendas del PDeCat, Puigdemont ha evitado rechazar ante la prensa europea una oferta de mayor autogobierno por parte del Gobierno, limitándose a asegurar que no se ha producido esa oferta.

«Ahora tiene que venir el tiempo no de los gestos sino de los hechos» ha reclamado Puigdemont tras elogiar el cambio de clima con Pedro Sánchez. «Hay que abordar lo esencial de ese dialogo, las relaciones entre Cataluña y España. Básicamente sobre un principio que forma parte de la esencia de la democracia, respetar la voluntad de un pueblo de decidir sobre su futuro».

El ex presidente catalán ha hecho estas declaraciones en su última comparecencia ante la prensa en Alemania, una conferencia con la que da por cerrado su periodo de batalla judicial en este país, donde fue detenido el pasado 25 de marzo, como ha recordado durante su comparecencia.

Tanto en el ámbito político como en el jurídico lo que toca el juez Llarena se convierte en un gran galimatías»

El ex presidente ha insistido en ella en sus ataques al juez instructor del causa del 1-O, Pablo Llarena, al que sus abogados han acusado de ejercer una causa política, y ha asegurado haber encontrado en Alemania lo que buscaba en Europa: «Una justicia independiente». «Tanto en el ámbito político como en el jurídico lo que toca el juez Llarena se convierte en un gran galimatías» ha concluido Puigdemont.

En términos de política nacional, el líder independentista ha intentado desvincularse del vuelco en la dirección del PDeCat protagonizado el pasado fin de semana por sus afines.  «No tengo ninguna responsabilidad» en el PDeCat, ha asegurado Puigdemont, desvinculándose también de las votaciones decisivas sobre la dirección de RTVE, hoy, y el techo de gasto, el viernes, con las que los independentistas podrían marcar un cambio de estrategia en el Congreso.

Se lava las manos de la política de pactos en el Congreso

«Desconozco cual es la política del grupo parlamentario del PDeCat, partido en el que no tengo responsabilidad, estoy informado de las cuestiones críticas pero la vida diaria del grupo parlamentario se me escapa» ha asegurado, tras imponer el acceso de la diputada Miriam Nogueras a la vicepresidencia del partido y defenestrar a su anterior líder, Marta Pascal, responsable del apoyo de los soberanistas a la moción de censura impulsada por Pedro Sánchez.

«No puedo valorar decisión de grupo del PDeCat, no estuve en la decisión de la moción de censura, es asunto ajeno a mi responsabilidad, fue una decisión del PDeCat y grupo parlamentario» ha insistido. Ha advertido, sin embargo, que «Sánchez ha tenido los votos de nuestro grupo para ser investido y lo normal es que quien recibe los votos de alguien corresponda. Mientras eso sea así no veo ningún problema para cambiar voto».

La correspondencia que espera del Gobierno socialista, lo ha vuelto a dejar claro, es la celebración de un referéndum de independencia que a su juicio sí cabe en la Constitución. «Hasta dónde esta dispuesto a ir el Gobierno en la lectura de la Constitución para resolver la cuestión catalana» se ha preguntado Puigdemont, convencido de que «con una lectura con mentalidad abierta, cabe la consulta catalana».

El ex president ha insistido en que no han recibido una respuesta a la «gran pregunta: tiene España un proyecto político para Cataluña» y ha advertido de que «si el único argumento para seguir en España es la fuerza y la violencia, es un argumento muy débil en el s.XXI».

Vuelta a la gira europea

Respecto a sus próximos pasos, Puigdemont ha explicado que el próximo sábado regresará a Waterloo, donde pondrá en marcha su proyecto de Consejo para la República, y ha anunciado su intención de reemprender la gira europea para publicitar su causa. «Tengo varias invitaciones en Alemania y en varios países europeos» ha asegurado ahora que ha recuperado la libertad para moverse por toda Europa.

En este contexto, ha relativizado la suspensión de su sueldo como diputado del Parlament, pero ha ironizado con el hecho de que el auto del Tribunal Supremo le permita seguir ejerciendo su voto a través de otro diputado «pero no me deje cobrar por votar».