La concentración de este miércoles por la tarde ante el parque de la Ciutadella de Barcelona en apoyo a la mujer agredida el sábado ha tenido momentos de tensión entre un grupo de participantes y periodistas que cubren la movilización.

Un grupo de entre los aproximadamente 300 concentrados ha exigido a diversos periodistas que no les graben y también ha proferido gritos contra TV3. Este grupo y un cámara se han enzarzado, y este periodista, que les ha dicho que es de Telemadrid, ha sido apartado de la zona por compañeros.

Dos agentes de Mossos se le han acercado, y el periodista les ha asegurado saber quién había sido su agresor, tras lo cual la policía ha buscado al presunto agresor entre los concentrados, mientras se seguían oyendo gritos como ‘Fuera TV3’ y ‘Mossos fuera’. Después, el periodista ha explicado a colegas suyos que iba a denunciar los hechos y que aportará videos de otros periodistas con los que pueda demostrar la agresión.

https://twitter.com/javigomezTV/status/1034854475939422209

Posteriormente, el editor de los informativos de la autonómica madrileña, Javier Gómez, ha confirmado en Twitter la agresión al cámara, que ha recibido «cuatro puñetazos» después de ser increpado por manifestantes. Según ha explicado el propio Gómez, los organizadores de la manifestación se han puesto en contacto con Telemadrid «para mostrar su condena a la agresión a nuestro cámara».

Ciudadanos ha distribuido un comunicado condenando el incidente y achacándolo a «un infiltrado de un grupo radical ajeno a la organización». «Condenamos también las amenazas que han recibido miembros de Ciudadanos por parte de infiltrados radicales ajenos a Cs cuando les han pedido que abandonaran la concentración», añade el partido, que subraya que son «conductas que no tienen cabida en democracia».

Enfrentamiento con el activista Lagarder

También ha habido momentos de tensión cuando en la concentración ha irrumpido Lagarder Danciu, el conocido activista rumano que acostumbra a aparecer en todo tipo de actos políticos, generando escándalo para llamar la atención sobre los derechos de los sintecho. Al grito de «fascistas», Lagarder se ha encarado con varios de los presentes y ha acabado siendo desalojado del lugar por efectivos de la Guardia Urbana.

Antes de la concentración, convocada para las siete de la tarde, el lugar, cercano al Arco del Triunfo, ha sido llenado de lazos y pintadas en el suelo, que los manifestantes posterirmente han tachado con spray rojo.