La performance prevista por la ANC para la Diada 2018 consistía en una gran «ola sonora» que acabara derribando los muros del 155, la monarquía española y las cargas policiales del 1-O. Para ello, el actor Toni Albà ha mandado a la gente guardar un escrupuloso silencio que después sería roto tramo por tramo. Ha sido entonces, con la Diagonal en silencio, cuando desde algunos balcones se ha hecho sonar a todo volumen el himno de España, provocando el enfado de los manifestantes.

Así se aprecia en los vídeos grabados por los presentes. El himno de España suena con potencia desde algunas de las viviendas de la Diagonal. Inmediatamente, los manifestantes rompen su silencio y comienzan a silbar, encarándose al edificio y mirando hacia el balcón reclamando que se quite. Permanecen así durante unos dos minutos.

La ‘ola sonora’ prevista por la ANC ha resultado en un fiasco organizativo. No todo el mundo tenía claro el funcionamiento, y no se ha respetado el orden de tramos previsto. La consecuencia ha sido un cierto momento de confusión en el que la gente ha terminado por limitarse a gritar ‘Independencia’.