El portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha afirmado este martes que hay que abrir los ojos a los votantes de Cs porque los políticos del partido no son los trabajadores de distintos lugares de España que, a su juicio, aparentan, sino que son «los señoritos que los echaron a patadas» hace 50 años.

«Cs no son los representantes de los trabajadores murcianos, andaluces o extremeños que llegaron a Catalunya hace 50 años. Cs es la representación de los señoritos que les echaron a patadas», ha dicho en un almuerzo popular de ERC por la Diada al que han ido unas 600 personas. Rufián ha explicado a los asistentes que deben sentirse orgullosos de ser «el único obstáculo que hay a la naranja mecánica, al frente nacional naranja», en referencia irónica a Cs.

Además, ha recordado la petición del exvicepresidente y líder de ERC, Oriol Junqueras, de «ensanchar la base» independentista, y ha pedido estar más presente y hablar con todos, se vote a quie se vote y se lleve la bandera que sea en el corazón.

Eva Baró

La diputada de ERC en el Parlament Eva Baró también ha participado en el acto y ha dicho que los grandes cambios políticos siempre conllevan «costes y sacrificios, tanto colectivos como personales».

Ha recordado que hay hechos históricos que lo ejemplifican, como que «Gandhi y muchos de sus seguidores entraron varias veces en prisión hasta que se consiguió la indpendencia; hubo muchas mujeres detenidas durante décadas hasta que se logró el sufragio femenino; y Mandela estuvo años en la cárcel». Baró ha añadido que todos ellos asumieron en primera persona el coste, ya que estaban seguros de que eso «contribuiría a lograr sus objetivos», pero una revolución no es cómoda, ha dicho.

Al acto han asistido militantes, amigos y simpatizantes que se han unido para reivindicar «la libertad de las personas presas y exiliadas políticas» y han disfrutado de la la actuación del grupo de rumba catalana Sabor de Gracia.