El actor Willy Toledo ha quedado en libertad provisional sin fianza y sin ninguna medida cautelar tras presentarse ante el juez en el juzgado de instrucción número 11 de Madrid este jueves 13 de septiembre a la espera de que continúe la investigación por un delito de ofensa a los sentimientos religiosos.

El actor se ha negado a declarar ante el juzgado de instrucción número 11 de Madrid acusado de vejación contra los sentimientos religiosos y ha reiterado mediante un escrito que no ha cometido ningún delito y que no considera “necesario” presentarse ante “ningún juez ni fiscal”.

Así lo ha manifestado el propio Toledo ante los medios a la salida de su declaración ante el juez, que apenas ha durado 10 minutos, y en la que se ha negado a contestar a preguntas de la Fiscalía o de la acusación, ejercida por la Asociación Española de Abogados Cristianos.

Toledo ha lamentado haber tenido que pasar “20 horas” en una comisaría de Policía tras ser detenido ayer por orden del juzgado para ponerle a disposición de la Justicia después de que no se presentase ante el juez en dos ocasiones anteriores.

A la entrada del juzgado, Toledo ha gritado “tendría usted que desaparecer de la faz de la tierra”, un comentario que según el actor ha dirigido a todos los “fascistas”.