Lo ha reconocido con claridad, “ha sido una semana con bastante ruido” y especialmente dura, “estoy cansada”. La ministra portavoz y de Educación, Isabel Celaá, ha visitado hoy Bilbao para participar en un acto de los socialistas vascos, donde lejos de dar por terminada la polémica, ha acusado al PP y Ciudadanos de estar actuando con “métodos escasamente democráticos” para desgastar al Gobierno de Pedro Sánchez. Ha afirmado que en democracia no sólo los valores deben ajustarse a los principios de una democracia sino también “los procedimientos” que se emplean para ejercer la oposición al Ejecutivo.

Celaá ha situado en este contexto el cambio de pregunta que realizó Rivera en el Congreso y que abrió la polémica en torno a la tesis del presidente del Gobierno -estaba previsto que hiciera referencia a Cartaluña- y que pudo llevar a cabo gracias a la “absoluta pasividad de la presidenta del Congreso”. Celaá ha reprochado a populares y Ciudadanos que recurran a métodos cuestionables con el único propósito de desgastar a un Gobierno, “aquí no vale todo”.

Ha dado por terminada la polémica respecto a la tesis presidencial al considerar que siempre ha estado abierta a la consulta publica y ha quedado claro que «es un trabajo original» que ha superado los filtros antiplagio. Por ello, ha instado a PP y Ciudadanos a «pedir perdón». Celaá ha señalado que sólo se ha solicitado rectificación a un medio, en referencia a ABC, y que espera que pronto lo haga.

La ministra ha reconocido que no ha sido una semana fácil. Ha señalado que comenzó con la dimisión de la ministra de Sanidad, que les provocó un “disgusto”. Se ha referido a Montón como una “excelente ministra” que ha sabido dimitir “con ejemplariedad”. Celaá no se ha referido a sus polémicas palabras enn relación a la venta de bombas a Arabia Saudi.

Ha asegurado que Sánchez “está fuerte” y su Gobierno tiene “músculo” para seguir trabajando. Ha subrayado que ya lo ha demostrado en apenas 100 días, con 15 proyectos de ley en marcha y 40 iniciativas. “El presidente está fuerte y es audaz, quiere seguir con la agenda”.

Ha realizado un repaso por la actividad desarrollada por el Ejecutivo. Ha asegurado que cuando accedieron a La Moncloa “nos encontramos un Gobierno que estaba apagado, sin luz y “en estado de invernación”. Ha destacado los logros alcanzados como la exhumación de los restos «de un dictador de un mausoleo», el plan contra el maltrato a las mujeres o el cambio de actitud en la cuestión catalana «que incluso ha hecho caer en contradiciones» a los impulsores del proceso soberanista.