PolíticaPODEMOS

Bescansa continúa su pulso a Iglesias y pugnará por liderar Podemos Galicia

La diputada adelanta que no caerá en "provocaciones", tras las críticas de Pablo Iglesias y del sector oficialista

logo
Bescansa continúa su pulso a Iglesias y pugnará por liderar Podemos Galicia
Carolina Bescansa, candidata a liderar Popdemos Galicia.

Carolina Bescansa, candidata a liderar Popdemos Galicia.

Resumen:

Carolina Bescansa entra en la batalla electoral de Podemos. La diputada gallega optará a liderar la federación del partido en Galicia, según ha anunciado este martes en Santiago de Compostela. Este paso adelante llega unos días después de que Pablo Iglesias le cuestionara públicamente, pero la diputada y fundadora de Podemos, con voz propia dentro del partido, conserva mucho peso entre su militancia y lo hará valer en las primarias territoriales. Con esta decisión, Bescansa mantienen su pulso por ocupar un papel de relieve en la organización que fundó hace cuatro años, pese a las invitaciones del núcleo duro de Iglesias de dar un paso atrás.

Y lo hace con el viento en contra. Pablo Iglesias se confesó extrañado con la candidatura de Bescansa y puso en duda su idoneidad para dirigir Podemos Galicia. “Lleva más de 20 años viviendo en Madrid”, aseguró. El cruce de acusaciones no acabó ahí, y Bescansa replicó al líder de Podemos: “Los gallegos no dejamos de serlo cuando emigramos”. Ya este lunes, en una comparecencia ante los medios,  la gallega ya adelantó no caerá en “provocaciones personales”, tras las críticas recibidas y la maquinaria puesta en marcha por la cúpula de Podemos para desacreditar su candidatura.

Bescansa adelanta que no caerá en “provocaciones personales” tras las críticas de Iglesias

La fundadora del partido quiere medir su fuerza interna en Podemos, con no ha dejado pasar el guante lanzado por la dirección saliente en Galicia de Carmen Santos, que puso su nombre sobre la mesa para la nueva dirección. La diputada gallega se enfrentará en el proceso interno al diputado en el Congreso Antón Gómez-Reino, considerado afín a Pablo Iglesias.

El que será su rival en primarias, Gómez Reino, también siguió la línea de Iglesias y criticó a Bescansa, pidiéndole que se uniera a su lista “y que no rompa la unidad”. El diputado responsabilizó a la dirigente de algunos “problemas” de la formación, y dejó caer que “no es oportuno traer a Galicia viejos debates y viejos problemas”, al mismo tiempo que reprochó a la socióloga que Galicia “no puede ser un retiro dorado ni el plan B de nadie”.

La tensión entre el aparato de Podemos y la fundadora de la organización comenzó hace exactamente un año, cuando la dirigente criticó a la dirección por acercarse peligrosamente a las tesis independentistas. Estas palabras supusieron su purga en el Congreso de los Diputados, donde fue apartada de la comisión Constitucional y sustituida por Irene Montero. En ese momento terminó cualquier posibilidad de repetir en las listas de Podemos en el Conrgeso, de manera que su carrera a nivel estatal pasaba por tener algún papel relevante en el plano autonómico. Y ese fue el plan de la dirigente.

La fractura de Bescansa con Podemos se convirtió en ruptura total a partir del pasado abril, cuando salió a la luz un documento en el que Bescansa ponía exigentes condiciones a Iñigo Errejón para presentarse con él en las autonómicas madrileñas. Un texto que fue considerado por el núcleo duro de Iglesias como un intento de dar un golpe interno al partido. La diputada gallega renunció entonces presentarse a la lista por Madrid, aunque rechazó dimitir, tal como le pedía la cúpula de Iglesias, y aguantó el envite.

En este punto, la única salida para continuar su carrera política está en Galicia. Sin embargo, la decisión de Bescansa llega por invitación de la todavía secretaria general de la federación de Galicia, Carmen Santos. La polémica creada por las críticas de Iglesias le ha devuelto al primer plano, y la dirigente no desaprovechará la ocasión para hacer valer su bagaje político como una de las caras más visibles de Podemos durante sus tres primeros años