De récord en récord, así marcha la economía vasca según los datos aportados esta mañana por los responsables de las tres haciendas forales. El Consejo Vasco de Finanzas reunido esta mañana para realizar la última estimación de recaudación para este ejercicio ha concluido que Euskadi cerrará 2018 con una recaudación de 14.706,5 millones de euros, lo que supone un incremento de 233 millones, un 2,2% más, respecto a lo obtenido el año pasado. De este modo, los ingresos obtenidos por los tributos concertados cerrará con la cifra más alta jamás registrada. El repunte se debe fundamentalmente al mejor comportamiento que han tenido tanto el IRPF como el IVA y el Impuesto de Sociedades, los principales impuestos que recaudan cada una de las haciendas vascas.

Estas cifras suponen mejorar la recaudación de impuestos concertados lograda el año pasado y que ya supuso una cifra récord hasta entonces y una mejora en casi 1.000 millones de euros respecto a la previsión. A este escenario de consolidación en la recuperación económica se suma la previsión que también hoy se ha hecho de cara al próximo año y que anuncia una mejoría aún mejor: un 3,8% más de recaudación que al cierre de 2018. De este modo, el próximo año se espera que el mejor comportamiento del empleo y de la economía permita una recaudación que rondará los 15.300 millones de euros.

Para el 2019 el País Vasco prevé otro récord, con un 3,8% más de recaudación en tributos concertados

El buen comportamiento de la economía vasca ha sorprendido a los responsables de las tres diputaciones y el Gobierno vasco reunidos hoy en Vitoria. Han recordado que de confirmarse la previsión de cierre supondría ingresar 315 millones de euros más de los previstos cuando se idearon los presupuestos ahora en vigor.

Sanear cuentas públicas

El ritmo de recaudación se prevé que se frene ligeramente en los últimos meses del año. Del montante definitivo cada una de las haciendas vascas, la de Vizcaya, Álava y Guipúzcoa deberán destinar el 70% a financiar la actividad y acción del Gobierno vasco y el 30% restante se repartirá a partes iguales entre los Ayuntamientos y los propios entes forales.

El Consejero de Hacienda del Gobierno vasco, Pedro Azpiazu, ha avanzado que la mayor recaudación con la que se espera cerrar el año se destinará fundamentalmente a elevar la inversión pública y a sanear el escenario financiero del sector público. Ha subrayado que “las oportunidades se deben aprovechar” para afianzar la posición de las arcas públicas, “conforme dictan las reglas del sentido común”.

El Gobierno recibirá el 70% de lo recaudado. Anuncia que saneará más sus cuentas y llevará a cabo una mayor inversión pública

Ahora el Ejecutivo de Iñigo Urkullu reconoce que gozará de algo más de “oxígeno” en la redacción definitiva de sus cuentas. Unos presupuestos en cuya negociación se encuentra ahora inmerso el Gobierno y que no tiene claro por ahora si saldrán adelante. La coalición PNV-PSE se encuentra a falta de un voto para poder tener la necesaria mayoría absoluta. A ello se suma la dificultad de que el PP vuelva a respaldar los presupuestos a Urkullu tras el distanciamiento que la moción de censura que desbancó a Rajoy con los apoyos del PNV ha precipitado.

El lehendakari se ha mostrado abierto a negociar con todas las formaciones, de las que destaca su disposición al diálogo. Por ahora, el planteamiento hecho por Podemos se considera que es inviable al conllevar reclamaciones presupuestarias con un impacto de casi 1.500 millones de euros. Desde EH Bildu se ha mostrado disposición a ceder dos abstenciones para sacar adelante las cuentas pero siempre que se incluya en ellas una “rectificación” profunda del modelo social que definen.