El desfile de la Fiesta Nacional de este viernes ha estado marcado por los pitidos y abucheos al presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, que por primera vez ha ocupado la presidencia de Gobierno en el tradicional acto. “Fuera”, “Vete ya” u “okupa, queremos votar” han sido algunos de los gritos que se han escuchado contra Sánchez, en medio de los pitos y los abucheos que se han escuchado notablemente a su llegada al Paseo de la Castellana.

Como ya es tradición, los Reyes Felipe y Letizia, acompañados por sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, han acudido al desfile, en el que también se ha podido ver a la ministra de Defensa, Margarita Robles, y a otros miembros del Ejecutivo socialista.

Del mismo modo que para Sánchez, si bien en un papel diferente, este desfile será el primero del nuevo presidente del Partido Popular en el cargo. Pablo Casado está presente en la tribuna de autoridades, un lugar que comparte con su homólogo en Ciudadanos, Albert Rivera.

Sánchez, sin sus aliados de Gobierno

Al estreno de Sánchez como presidente este 12 de octubre, se suma una circunstancia curiosa: no ha acudido al acto ningún líder de las fuerzas que apoyaron al presidente socialista para llegar a la Moncloa. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, no ha estado presente, algo ya habitual, aunque sí ha acudido representación de su grupo.

Pero tampoco está el presidentes de Cataluña, de PdeCat, Quim Torra, el del País Vasco, Iñigo Urkullu, del PNV, ni la presidenta de Navarra, Uxue Barkos. A estas habituales ausencias hay que sumar a la presidenta de Islas Baleares, Francisca Armengol, que se ha quedado en Mallorca para gestionar mejor las inundaciones que han asolado la isla estos días.