El ex presidente de EEUU Barack Obama y el matrimonio formado por Hillary y Bill Clinton han recibido en sus respectivos correos artefactos explosivos, según han informado los servicios secretos. También han sido interceptados paquetes dirigidos al ex fiscal general de los Estados Unidos entre 2009 y 2015, Eric Holder, y contra la congresista demócrata Debbie Wasserman Schultz.

En un comunicado, el Servicio Secreto informó que obtuvo el paquete dirigido a la ex candidata presidencial en su casa del condado de Westchester (Nueva York) a última hora del martes e interceptó este miércoles en Washington D.C. otro dirigido a la casa de los Obama. Los dispositivos fueron descubiertos por los técnicos que filtran el correo enviado a los antiguos funcionarios de los Estados Unidos. Este hecho se produce dos días después de que el empresario George Soros recibiera un artefacto similar en su casa de la ciudad de Nueva York.

También han sido desalojados los trabajadores de la cadena de televisión CNN, que ha tenido que cortar su emisión en directo, al ser detectado otro paquete sospechoso en su sede de Nueva York. De hecho, las alarmas de evacuación han comenzado a sonar mientras los presentadores informaban sobre los paquetes sospechosos enviados a los Clinton y a Barack Obama.

En el vídeo se puede ver como los trabajadores de la cadena comienzan a evacuar el edificio mientras los dos presentadores siguen frente a la cámara, hasta que son advertidos de la necesidad de cortar. Tras ello, la programación de la cadena se ha trasladado a la calle, desde donde los profesionales están informando a través de sus teléfonos móviles.

En una comparecencia de prensa ofrecida a las puertas del edificio de Time Warner, el alcalde de Nueva York Bill de Blasio ha confirmado que los ataques se tratan de «un claro acto de terrorismo». La Policía ha confirmado además que los artefactos interceptados este martes son muy similares al dirigido contra George Soros en las horas previas.

Los investigadores aún no han apuntado a ningún sospechoso, aunque todos los objetivos atacados tienen elementos políticos en común y son objeto frecuente de ataques verbales por parte del actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Un Trump que ha considerado que el envío masivo de paquetes sospechosos a políticos demócratas es un acto de «violencia política» y ha apelado a la unidad para combatirlo. «En estos momentos tenemos que unirnos, tenemos que unirnos y enviar un mensaje claro y fuerte, un mensaje inequívoco de que los actos o las amenazas de violencia política de cualquier tipo no tienen cabida en Estados Unidos», ha dicho en un acto sobre drogas desde la Casa Blanca.

El mandatario norteamericano ha querido enfatizar que está en contra de todo tipo la violencia, expresando de esta forma su apoyo a los demócratas afectados por estos envíos. «Estamos extremadamente tristes y enfadados por lo que hemos visto hoy», ha recalcado.

Trump ha anunciado que hay una investigación exhaustiva en marcha para determinar el origen y la intención detrás de estos paquetes. «Se ha desplegado todo el peso de nuestro Gobierno (…) No escatimaremos esfuerzos (…) La seguridad del pueblo estadounidense es mi prioridad absoluta», ha afirmado.