Miquel Buch ha defendido su actuación en el 1-O amparándose en la autonomía local y se ha mostrado convencido de que su comportamiento no reviste ninguna responsabilidad penal. El actual conseller de Interior de la Generalitat, muy cuestionado por sectores del independentismo, se ha convertido hoy en el primer miembro del Govern Torra en comparecer ante la justicia por su participación en el 1-O para responder a la acusación de desobediencia por impulsar la celebración del referéndum como presidente de la Asociación Catalana de Municipios (ACM). «Hicimos lo que hacemos siempre, informar de nuevas leyes», en este caso la Ley del Referéndum, ha argumentado Buch tras una rápida declaración ante la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Tanto Buch como la ex presidenta de la AMI, Neus Lloveras, se han mostrado «convencidos de lo que hicimos» y de que no cometieron delito, porque «animamos a los ayuntamientos» a participar en el referéndum, pero lo hicieron, ha asegurado «respetando la autonomía local». El conseller y la alcaldesa de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), que ha contestado a todas las preguntas en una declaración breve, tras la cual el TSCJ no ha dictado medidas cautelares.

Miquel Buch y Neus Lloveras han llegado al Palacio de Justicia de Barcelona acompañados por el grueso del Govern en una marcha hasta las puertas del Superior de Justicia de Cataluña anunciada en la agenda oficial del ejecutivo, que emula las manifestaciones para acompañar a Artur Mas durante el juicio por la organización del 9-N o a Carme Forcadell, citada por desobediencia al Tribunal Constitucional.

 

Estamos muy seguros y convencidos de lo que hicimos» asegura Buch a la salida del TSJC

El conseller ha asegurado que se limitaron a «informar a los ayuntamientos de la actividad legislativa y de las previsiones que se hicieron desde el Govern y el Parlament» y Lloveras ha insistido en esta tesis asegurando que se limitaron a «enviar un mail, a hacer política». «Estamos muy seguros y convencidos de lo que hicimos» ha insistido Buch, quien ha recordado además que tanto la ACM como la AMI son entidades privadas.

 

Los dirigentes independentistas que han acompañado a Buch y Lloveras han coincidido en criticar la acción de la justicia, y han incluido el proceso contra los ex líderes municipalistas en una supuesta «persecución política a todos los alcaldes y regidores del país». Así lo ha definido el presidente del PDeCat, David Bonvehí, quien ha asegurado que esta persecución no frenará al independentismo porque «presentaremos mas listas que nunca a las municipales» del próximo año.

El republicano Gerard Gómez del Moral ha lamentado que «la represión no cesa» pero ha asegurado que se plantarán «tantas veces como haga falta» ante el TSJC «para apoyar a los representantes políticos perseguidos por defender un referéndum». Y el líder de JxCat en el Parlament, Albert Batet, ha criticado la ausencia de alcaldes socialistas en la comitiva que ha acompañado a los acusados ante el Palacio de Justicia porque también pertenecen a la ACM. «Tendrían que haber estado aquí defendiendo a su presidente» ha concluido.

Apoyo local al 1-O

Buch y Lloveras comparecen ante la Sala Penal del Superior de Justicia de Cataluña acusados de desobediencia por haber instado a las alcaldías adheridas a sus asociaciones a prestar apoyo a la celebración del referéndum del 1-O. La Fiscalía catalana les atribuye la remisión de materiales de apoyo para la celebración de la consulta así como haber presionado a los alcaldes para que cedieran espacios para la celebración de la consulta.

El ministerio publicó presentó querella contra ambos líderes municipalistas en la vigilia del 1-O, que fue admitida por el tribunal. El Superior catalán descartó, sin embargo, los delitos de malversación y prevaricación y se ciñó al de desobediencia. Ambos dirigentes son procesados por el TSJC después de que el instructor del 1-O en el Tribunal Supremo, Pablo Llarena, rechazara hace unas semanas incluirlos en la causa que instruye el Alto Tribunal contra los lídere independentistas por delitos de rebelión, desobediencia y malversación.

Horas antes de su comparecencia el propio Buch ha asegurado en sus redes sociales que «el único juicio que me preocupa es el de mis hijos y nietos».

https://twitter.com/MiquelBuch/status/1059701000427237377?s=20