El coche del presidente del PP catalán ha aparecido esta mañana pintado con spray. En una de las ventanillas han dibujado una esvástica nazi. Alejandro Fernández ha denunciado lo ocurrido por Twitter y a los Mossos, asegurando que el vehículo se encontraba en un parking.

«Así me acabo de encontrar mi coche en el parking de mi casa. Me duele por mi familia y porque es nuestro hogar, pero seguiré defendiendo la libertad y mis ideas con más determinación que nunca», ha afirmado en su cuenta de Twitter, donde ha añadido varias fotografías de su coche.

En el mismo tuit también ha agradecido la atención que le están prestando a él y a su familia los Mossos. Estas pintadas aparecen la misma semana en la que el domicilio del juez Llarena fue pintado de amarillo por miembros de Arran.

Al conocerse la noticia, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha mostrado su solidaridad con Alejandro Fernández desde su cuenta de Twitter. «Todo mi apoyo a Alejandro Fernández ante este ataque de los radicales separatistas. El nacionalismo totalitario sigue campando a sus anchas en Cataluña mientras Sánchez dice que ‘son casos aislados'».

La líder de Cs en Cataluña, Inés Arrimadas, ha publicado igualmente un tuit en el que muestra su «total condena hacia el ataque que ha recibido Alejandro Fernández por parte de los intolerantes. Ánimo para toda la familia»

El Partido Popular ha lanzado un vídeo de apoyo a Fernández.»Por defender sus ideas sin miedo, el constitucionalismo y la unidad de España, hoy Alejandr Fernández se ha encontrado así su coche en su propia plaza de garaje. Esto no quiere decir que siga ejerciendo como siempre su libertad», dice el tuit de los populares.

Precisamente el pasado viernes el líder del Partido Popular, Pablo Casado, reclamó «la ilegalización de la kale borroka que está actuando en Cataluña», en alusión a Arran, la organización juvenil vinculada a la CUP, que este viernes lanzó pintura contra la comisaría de la Policía Nacional de Terrassa.

En un mitin de campaña de las elecciones autonómicas andaluzas en Sevilla, Casado lamentó que el Gobierno no esté haciendo «nada» ante acciones como ésta y permita a quienes las cometen ir «donde les dé la gana».

Qué más tiene que pasar» para que el Ejecutivo «actúe con responsabilidad» y ponga «orden» en Cataluña

Por contra ha señalado que el PP tiene una «posición firme» en este asunto y aboga por la ilegalización contra estas organizaciones si son violentas y si alientan la violencia.

También pidió que se supervisen las cuentas de la Generalitat para comprobar si se ha dado dinero a estas organizaciones. Pablo Casado criticó lo ocurrido en Terrassa y recordó que hace solo dos días se produjo la pintada en una casa del juez Llarena.

«Pero qué es esto», lamentó, subrayando que este tipo de agresiones las hacían «los totalitarios y los fascistas» y ahora lo «aplauden» los nacionalistas mientras el Gobierno «calla». «Susana, di algo sobre lo que está pasando en Cataluña ante el silencio de Sánchez, ha añadido en un mensaje a la presidenta andaluza.

Y volvió a preguntarse «qué más tiene que pasar» para que el Ejecutivo «actúe con responsabilidad» y ponga «orden» en Cataluña.

En un tuit de este sábado Casado ha afirmado: «No puede ser que el Gobierno permita comportamientos totalitarios. Condenamos los hechos y pedimos la ilegalización de los que escrachean, atacan jueces o apalean policías. Hay que recuperar la dignidad, la convivencia y la legalidad».